Las 20 ideas afloraron en las dos sesiones del Foro de Economía, aunque podrían haber sido más. Los nueve expertos que participaron durante junio en esta iniciativa de Diario CÓRDOBA y la Fundación Cajasol, en su proyecto 75 ideas para Córdoba, consideran clave que para propiciar el desarrollo de la provincia hay que unir a todas las administraciones, entidades y agentes económicos y sociales. En las dos reuniones se mantuvo que la provincia tiene grandes potencialidades y fortalezas para propiciar un impulso económico, aunque para eso se requiere saber hacia dónde hay que dirigir el camino, conociendo las herramientas de las que se disponen. La Unión Europea ofrece mecanismos de apoyo, pero para eso se debe rediseñar un plan estratégico que haga un diagnóstico de la situación y avance hacia dónde puede dirigir la provincia su crecimiento. Y en este escenario hay que recuperar algunas ideas sugeridas hace años y que no encontraron la respuesta deseable, pero también consolidar algunas que no terminan de afianzarse, además de promover otras que son esenciales en la nueva economía.

Junto a sectores tradicionales, que sustentan una porción importante del PIB, hay que promover una reindustrialización en la que la agricultura tiene un peso destacado, pero también otras actividades como el cobre, la joyería, el frío industrial, la madera y el mueble, el turismo y los sectores emergentes a los que se tiene que subir el empresariado. Córdoba ha de acentuar su presencia en los mercados internacionales y aprovechar el valor añadido de unas producciones de calidad. Para eso debe saber venderse y elaborar un plan de marketing que aún no tiene. El fomento de la marca Córdoba hoy es fundamental para llegar a otros países. No se entiende que Córdoba siga mirando hacia otro lado y no sea capaz de aprovechar su ubicación estratégica para convertirse en un destacado nudo de comunicaciones del sur de Europa, en el que sería posible desarrollar un puerto seco. Tampoco se comprende que la potencialidad que para otras ciudades significa un río para promover actividad económica se vea como una idea muy lejana en Córdoba. Los emprendedores, sin duda, estarían interesados en promover este proyecto que uniría turismo, economía, ocio y protección del medio ambiente. Los expertos hacen un llamamiento para que se adopten medidas para favorecer el emprendimiento y también demandan que se cree una oficina de atracción de inversiones. En este desarrollo no se puede obviar el valor que aportan las dos universidades, los distintos centros de investigación o los parques tecnológicos. Córdoba debe ser ciudad del conocimiento. Tampoco se pueden olvidar equipamientos estratégicos como el Palacio de Congresos y el Centro de Ferias y Convenciones, que son necesarios ya para la provincia, el impulso definitivo de Rabanales 21, la apuesta por la economía circular (Polígono Verde) y la bioeconomía. Un nuevo sistema productivo, que genere más empleo y riqueza, es posible. Lo fácil, como se aseguró, es seguir pensando en el pasado y que los demás van a hacer lo que no son capaces de promover los cordobeses. H