Soy seguidor de la Real Sociedad. Ayer domingo vivimos un arbitraje injusto y humillante por parte del árbitro Velasco Carballo contra el Córdoba, un equipo valiente y con fútbol. Que los aficionados que estábamos en Anoeta queríamos que ganara nuestro equipo, no nos impidió ver un arbitraje infame contra un equipo digno y orgulloso que en todo momento luchó por ganar. Desde Donostia les envío un saludo solidario con el deseo de que su equipo quede en primera división. ¡Fuerza Córdoba!