La pieza del mes del Arqueológico es una escultura de Baco adolescente, presentada por Luis M. García Cruz, quien realiza un acercamiento desde la fundición artística actual.