No es la primera vez que repto por la A-45 y tampoco por eso me sorprende ya ver los carteles de marras, por otra parte comentados en más de una ocasión. Sin embargo, me sigo resistiendo a que queden así por y para siempre. Me refiero a esos en los que, para indicar las oportunas salidas al municipio, se lee "Fernan Nuñez", así tal cual. ¿Tan difícil es colocar las tildes después de tantos años?