La exaltación a San Alvaro de ayer en Santo Domingo comenzaba con mal pie. El alcalde, protagonista del acto, estaba enfermo y había que improvisar. Con todo el peso del contratiempo, Juan González, secretario de la Agrupación de Cofradías, comenzó diciendo "buenas noches, digo... buenas tardes... no, buenos días". Eso sí, luego todos controlaron los nervios y el acto salió a pedir de boca.