El otro día, repasando las decisiones de una reciente Junta de Gobierno Local, encontré una curiosa decisión: la de llevar ante el juez a un vecino para reclamarle el coste de los desperfectos de un árbol en la calle Asín Palacios de propiedad municipal... ¡Por 1.096 euros! Pues ya lo saben: más cuidadito con los árboles, que no solo tienen un coste ambiental, también afectan al bolsillo.