José Abad Alcaide, de 91 años y Concepción Pérez Romero, de 90, fallecieron el 26 de enero en La Victoria, prácticamente como habían vivido, juntos, pues entre el fallecimiento de uno y otro apenas transcurrieron nueve horas. Compartieron 66 años de matrimonio. Vivieron tiempos difíciles manteniendo inquebrantable el amor que se profesaba este matrimonio victoreño al que el destino ha querido unirles para siempre, hasta el punto de que no solo ingresaron en centros hospitalarios cordobeses el mismo día, uno de ellos en el Reina Sofía y el otro en el Hospital Provincial y el 26 de enero ambos fallecieron de muerte natural con una diferencia de apenas nueve horas entre el óbito de Concepción Pérez y el de José Abad.

José Abad Alcaide nació en 1921 en una familia dedicada a la agricultura, el que fue su medio de vida a lo largo de los años. En principio, junto a sus hermanos, trabajando con su padre y, una vez que el padre falleció, labrando sus propias tierras junto a sus hijos. Concepción Pérez Romero nació en 1922 en una familia de obreros agrícolas y trabajó en diferentes lugares hasta su matrimonio con José Abad en 1946 en que dejó de trabajar y se dedicó a ayudar a la familia en las labores agrícolas. Fruto del matrimonio de José y Concepción son sus cuatro hijos: Fernando, Antonio, Juan y Conchi, que han ampliado la familia con 8 nietos y dos bisnietos, además de otro que se encuentra de camino. Como consecuencia de la edad, la salud de ambos comenzó a resentirse, aunque no se trató de un deterioro alarmante. Sin embargo, en el último mes los problemas de salud se fueron agravando y necesitaron ser ingresados en centros hospitalarios. Sus cuerpos, acompañados por la familia, amigos y vecinos llegaron a la iglesia parroquial a las 17 horas y tras una multitudinaria eucaristía fueron acompañados por los vecinos desde la iglesia al camposanto. Una vez allí recibieron cristiana sepultura en el Cementerio Municipal de la Asunción donde reposan, uno junto al otro. ¡Descansen en paz! JOSE LUIS PIÑOL.