El colectivo WWF celebró ayer el Año internacional de los Bosques en Córdoba con la plantación de un centenar de encinas, fresnos, madroños, lentiscos, adelfas y olmos en la zona del Arroyo Pedroche. De este modo, la organización trabaja desde el ejercicio 2008 en la recuperación de este "patrimonio natural crucial" para la ciudad y uno de los objetivos de la actividad ha sido acercar a los ciudadanos a este espacio para que conozcan su valor como entorno natural próximo al casco urbano. Cristina Cañasveras, uno de los miembros de esta organización, explicó que los ejemplares que fueron plantados ayer por la veintena de personas que participó en esta iniciativa fueron cedidos por la Junta de Andalucía.

La previsión es que crezcan sin más ayuda que el agua de la lluvia, aunque WWF revisará anualmente su estado para comprobar si sobreviven o tienen que ser sustituidos por otras plantas. En cuanto a la situación del Arroyo Pedroche, el colectivo ha apuntado que este espacio tiene "especial importancia ecológica, pero se encuentra muy amenazado", y ha aclarado que la vegetación "es esencial para reducir la erosión y controlar las inundaciones". Además, la organización ecologista ha recordado que el arroyo "al estar situado en la periferia de la ciudad sufre los efectos de la urbanización y la calidad de sus aguas se ve afectada por la actividad industrial del polígono".