Lillian Leyb tiene apenas 22 años cuando llega a Ellis Island en 1924, una más de los miles de emigrantes rusos que lograron escapar de la tragedia de los pogromos.