Once años después de ingresar en el departamento de Policía de Nueva York, la agente de crímenes sexuales Ginny Lavoi se encuentra suspendida de empleo y sueldo.