Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

Las pistas que dejaron los otros 'Villa de Pitanxo'

Sentencias e investigaciones vinculan las pérdidas del motor a vías de agua o explosiones, pero a causa de maniobras no adecuadas del capitán, modificaciones, despistes o abordajes

De arriba a abajo: el "Senefand Uno", el "Northern Osprey", el "Arosa" y el "Villa de Pitanxo", todos trágicamente naufragados FDV / SHANNON MARINE SAR

15 de febrero, 5:24 horas en España. El Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo (CNSC) recibe dos alertas del pesquero Villa de Pitanxo, de Grupo Nores. La segunda fue de la radiobaliza: el buque, con 24 tripulantes a bordo, ya se estaba hundiendo. Veintisiete minutos antes, el marinero Edwin Córdova mandaba un mensaje a su esposa: “Cuida de los niños”. Así que, entre las 4:57 y las 5:24 horas, sobrevino la causa del mayor naufragio de un barco gallego desde 1978, con un balance 21 fallecidos. Según el relato del capitán, Juan Padín, se produjeron dos hechos consecutivos que derivaron en la catástrofe: el motor principal (Wärstila) se paró de forma súbita, sin aparente explicación, y nadie atendió su orden de accionar uno de los motores auxiliares, lo que le habría permitido controlar las maquinillas de cubierta. De acuerdo al testimonio de uno de los supervivientes, Samuel Kwesi –el tercer tripulante con vida es Eduardo, sobrino del patrón–, Padín rechazó arriar el aparejo, con capturas de fletán y pese a la advertencia de la tripulación, y el Pitanxo se quedó sin motor tras una entrada masiva de agua. No al revés.

La investigación está en marcha. La Audiencia Nacional debe decidir, todavía, si asume la competencia e instrucción del caso. Con todas las diferencias con un naufragio que no tiene comparación desde el siniestro del Marbel, otras investigaciones técnicas y sentencias judiciales aportan datos que pueden servir de guía para lo que acontezca con las familias de los desaparecidos.

El “Playa Menduiña Dos”, este domingo a su llegada a Cangas. / SANTOS ÁLVAREZ

LOS TESTIGOS

La imposibilidad de acceder al barco, depositado a unos 1.000 metros de profundidad, dará todo el protagonismo a la declaración no solo de los tres supervivientes, sino también de la tripulación del barco que los rescató, el Playa Menduiña Dos. Juan, Eduardo y Samuel estuvieron más de cuatro días completos a bordo del pesquero de Moradiña, que los dejó en el puerto de St. John’s junto con los cadáveres localizados. Los técnicos de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim) y agentes de la Guardia Civil ya tomaron declaración a la tripulación del Playa, que llegó a Cangas este domingo. Deberán hacerlo en sede judicial, si prospera una causa que está todavía en fase preliminar. La sentencia sobre el hundimiento del Txori Urdin incide tanto en la relevancia de los testimonios como en la imposibilidad de supervisar el barco.

“El buque no fue inspeccionado tras el hundimiento y, por tanto, fuera de las declaraciones de los tripulantes que hablan de una vía de agua sin concretar su situación ni su causa, no resulta posible excluir como causa del naufragio cualquier motivo externo al buque”, dice el fallo. Y añade: “por el contrario, las pruebas practicadas evidencian que el atunero se hundió mientras navegaba para realizar faenas de pesca por causa de una vía de agua cuyo origen se desconoce”. Desconocido es también, siempre según la versión de Padín, por qué falló el motor principal tras un inicio de marea sin contratiempos.

¿Es posible que el fallo del motor cause un naufragio? Sí ¿Es habitual? En absoluto



LA INUNDACIÓN

¿Es posible un fallo súbido del motor, y que éste cause un naufragio? Sí. ¿Es habitual? No. Todos los casos investigados por la Ciaim, la Transportation Safety Board (Canadá) o juzgados en España apuntan a una causa previa: procedimientos no adecuados de la persona al mando, explosiones, abordajes o fallos de estabilidad de los barcos. En todos ellos, el motor dejó de funcionar como consecuencia o de un incendio en la sala de máquinas o de la entrada masiva de agua, pero no al revés, y no en el orden en que ha relatado el capitán del Pitanxo. Aunque sí hubiese sido posible.

LOS EJEMPLOS

Tres casos, realizados en tres países distintos. El primero, el hundimiento del Senefand Uno. “La causa fundamental del naufragio, y en consecuencia del fallecimiento del patrón –versa la sentencia judicial–, fue el intentar izar el copo mediante procedimientos no adecuados a su peso, y además el hecho de estar abiertas las puertas del parque de pesca, lo que provocó la entrada de agua en el pesquero” y el colapso del motor. El segundo, el naufragio del Northern Osprey, investigado por Canadá. “Lo más probable es que la embarcación se agujereara debido al contacto con el hielo. No se detectó la perforación” y, de nuevo, causó el colapso del motor. Y tercer ejemplo, el ArosaRoberto Arias, único supreviviente de este pesquero, hundido frente a Irlanda, es uno de los fallecidos en el Pitanxo. “Después de varios minutos, sintió que el Arosa chocaba contra las rocas [...] Gritó que la tripulación se levantase y fuese a cubierta ya que el buque se estaba hundiendo [...] La electricidad falló y el motor paró poco después de encallar”. Esta investigación fue dirigida por la Marine Accident Investigation Branch, de Reino Unido.

Solo en el primero, el Senefand, no se pudo inspeccionar el buque, si bien sobrevivieron ocho de los once tripulantes.

Las balsas del “Villa de Pitanxo”. / PAUL DALY

Toma de declaración al llegar a tierra

La Policía Judicial de la Guardia Civil y la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim) tomaron este domingo declaración a los tripulantes del Playa de Menduiña Dos. Por su parte, el gerente de Moradiña, la armadora del buque, Juan Barreiro, ha explicado a Europa Press que la compañía fue informada de que los marineros no podrían marchar a sus casas hasta que declarasen.

Así, a su llegada a la Ría de Vigo poco antes de las 12:00 horas, los 25 marineros y el observador que viajaba en el barco fueron declarando durante toda la jornada, que terminó pasadas ya las 21:00 horas de la noche.

Compartir el artículo

stats