La operación policial se salda sin incidentes graves

El rapero Pablo Hasél, detenido tras encerrarse en el rectorado de la Universidad de Lérida

Decenas de personas le arropaban y habían formado un cordón a su alrededor para dificultar su arresto

El rapero Pablo Hasél, detenido tras encerrarse en el rectorado de la Universidad de Lérida

El rapero Pablo Hasél, detenido tras encerrarse en el rectorado de la Universidad de Lérida

Los Mossos d'Esuadra han detenido este martes al rapero Pablo Hásel, que se había encerrado este lunes en el claustro de la Universidad de Lérida para evitar su ingreso en prisión, ordenado por la Audiencia Nacional. Decenas de agentes de los Mossos d'Esquadra habían entrado en el recinto de la universidad cuando faltaban pocos minutos para las 07.00 horas de este martes con el objetivo de detener a Hásel, que se encontraba junto a un grupo de personas que le dan apoyo. Estas personas habían formado un cordón humano para dificultar el arresto. Tras el arresto, los agentes han conducido al rapero fuera del recinto universitario.

Un fuerte dispositivo policial, formado por decenas de agentes de los Mossos y una veintena de furgonetas de la Brigada Móvil, se ha desplegado desde las 6.30 horas de este martes en las inmediaciones del rectorado para proceder a la detención de Hasél, cuyo plazo para ingresar voluntariamente en prisión finalizó el pasado viernes. Hasél se encerró este lunes en el edificio del rectorado de la Universidad de Lleida "para ponérselo a la Policía lo más difícil posible" ante su inminente detención y con el objetivo, según declaró a Efe, de visibilizar lo que considera como un "gravísimo ataque" contra las libertades.

En el interior del edificio se encontraban también numerosos periodistas y reporteros gráficos que han pasado la noche junto a los activistas y el propio Pablo Hasél.

El pasado viernes expiró el plazo que dio la Audiencia Nacional para que el cantante ingresara voluntariamente en prisión. El rapero leridano, que fue condenado por el contenido de una sesentena de tuits y una canción en los que incurre en delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, ya había advertido de que para que entrara en prisión tendrían que "secuestrarlo". Y este lunes, al encerrarse en el claustro, se ratificó: "Tendrán que reventarla para detenerme".

El abogado del rapero, Diego Herchhoren, ha declarado en Catalunya Ràdio que Hasél "está haciendo un acto de desobediencia. Su caso pone de manifiesto las carencias democráticas del Estado". Herchhoren ha valorado también la actuación de los activistas que se han movilizado para defender a Hasél: "Las personas que se han atrincherado con él se pueden exponer a sanciones. La represión también tiene estos efectos colaterales".