El líder del PP, Pablo Casado, ha enmarcado en una "estrategia absolutamente vergonzante" que el Gobierno de Pedro Sánchez no vea ahora delito de rebelión en Cataluña e intente dar "indicaciones" al Tribunal Supremo ante el juicio oral a los líderes del 'procés'. Según ha añadido, el alto tribunal se ha "quejado de esas interferencias explícitas", informa Europa Press.

"Lo que aquí es muy grave es que un Gobierno de España esté deslegitimando la labor del Tribunal Supremo, intentado dar indicaciones al mandato de Pablo Iglesias al salir de la cárcel de Lledoners cuando dijo, 'yo ya he hecho mi trabajo, ahora quien se tiene que mover es el Gobierno", ha señalado en un acto del PPE en Córdoba en apoyo del candidato del PP a la Junta, Juan Manuel Moreno, y junto al portavoz del partido en Bruselas, Esteban González Pons.

Casado ha expresado su sorpresa ante el hecho de que tan solo unos días después de esa entrevista en la cárcel el Gobierno, "sin ningún tipo de pudor y rubor" se haya "movido" y haya aparcado la rebelión "para ir solo por malversación" contra los dirigentes independentistas.

"Hoy llegamos ya al tercer estadio de esta estrategia absolutamente vergonzante cuando ya directamente el Gobierno dice que no hay rebelión y considera que la calificación delictiva de los líderes del procés no ha incurrido en rebelión", ha enfatizado.

Caballo de Troya

El líder del PP ha afirmado que el Partido Socialista "se ha convertido en el caballo de Troya de los independentistas en el Gobierno de España" y ha añadido que si no llega a ser por el PP, Cataluña "ahora mismo sería independiente".

Además, ha criticado que el Gobierno haga hincapié ahora en que es necesaria la violencia para aplicar el delito de rebelión, "viniendo a decir que un golpe de Estado tiene que ser violento o con armas". Por eso, se ha preguntado si el golpe de Estado de Primo de Rivera no lo fue por no "mediar conflicto armado", algo que, a su juicio, evidencia una "tergiversación histórica del propio concepto de un golpe de Estado".