El presidente catalán y número 4 de Junts pel Sí, Artur Mas, lanzó ayer un duro alegato contra el uso que el Gobierno está haciendo, a su juicio, de distintos poderes del Estado para tratar de evitar el proceso independentista. Fue una encendida intervención en la que Mas antepuso "la voz y la decisión del pueblo de Cataluña" sobre "todo el poder político y todos los poderes que movilicen en Madrid". Mas consideró que el pronunciamiento de la banca contra la independencia responde a una intervención estatal. No replicó la advertencia sobre la posible marcha de estas entidades en caso de secesión, proclamó con mucha rotundidad que "la decisión del pueblo de Cataluña pasa por encima de estos poderes", y dijo que esta acción demuestra que el soberanismo va avanzando.