El expresidente valenciano y presidente del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV), Alberto Fabra, anunció ayer que dejará la presidencia autonómica del partido en los próximos días. Fabra justificó su renuncia en que, tras un tiempo al servicio del partido, "ahora deben ser otros los que estén al frente" para defender "lo que tiene que ser el nuevo modelo del PPCV".

En una comparecencia pública, explicó que durante la semana han estado hablando de su situación "intentando buscar lo que mas convenía al PP" y apuntó: "Nos enfrentamos en unos meses a unas elecciones tremendamente importantes no solo para la comunidad sino para toda la sociedad y el partido debe estar preparado".

Preguntado por las posibles presiones para lograr su renuncia, aseguró que las necesidades del PPCV y del PP en toda España son "ofrecer la mejor imagen" y que los que han tenido una responsabilidad en tiempos complicados "tengan la generosidad de dar un paso atrás y hacer que otros puedan dirigir el partido". Y precisó: "No me he sentido presionado. Si ha habido algo ha sido comunicación, con la dirección nacional y los barones provinciales para llegar a un consenso y había la máxima predisposición para llegar a un acuerdo en que gane el partido y todos, sin resquemor ni dudas, podamos generar una buena imagen del partido".