Con tono sosegado pero serio y con un gesto habitual en él --una mano en un bolsillo y en la otra un micrófono-- Pablo Iglesias, líder de Podemos, presentó ayer en Madrid la lista con la que concurre a las primarias abiertas que hoy arrancan en su organización y que finalizan el día 24 de este mes. Dicha lista será la que, casi con toda seguridad, se imponga para concurrir a unas generales que según dijo el todavía aspirante a candidato a la Moncloa y ratificó su número dos, Iñigo Errejón, abrirán la puerta a un cambio de ciclo histórico y crucial en España.

"Se acerca el momento. Hemos nacido para ganar las generales y llega la recta final en nuestro país .... Hemos cometido algunos errores, pero los que pretendieron exterminarnos tras las municipales ven que nuestras expectativas de ganar las elecciones siguen intactas", enfatizó Iglesias, que protagonizó junto a su núcleo duro y sus compañeros de candidatura un vistoso acto en un teatro ubicado en el madrileño barrio de Lavapiés, el mismo donde en enero de 2014 se presentó oficialmente el proyecto de Podemos.

MANOS TENDIDAS Inevitable fue que en este evento se interrogara a Iglesias, una vez más, sobre las posibilidades de que ceda finalmente a integrar a miembros de IU y otros sectores en su proyecto sin obligarles a renunciar a sus siglas. Justo la demanda que ha hecho un colectivo de intelectuales de izquierda en un reciente manifiesto.

"El plazo para presentarse a este proceso de primarias ya está cerrado. Son las primarias de Podemos. Mantenemos la mano tendida y respetamos la estrategia política de otros actores, pero entendemos que la construcción de mayorías no se hará con coaliciones", respondió de una forma bastante menos agresiva que en los últimos días, en los que llegó a denunciar un supuesto chantaje de Izquierda Unida, coalición que llegó a tachar de "enano gruñón".

Además de Iglesias, Errejón y otros miembros de la actual cúpula del partido participaron en este acto profesionales de distintos ámbitos que se han incorporado a la candidatura que más posibilidades tiene de imponerse en primarias, como el reputado jurista José Manuel Gómez Bermúdez.

Pero fue quizás la intervención de Tania Sánchez, exmiembro de IU y expareja de Iglesias la que levantó mayor expectación, dado que ella había asegurado hace tan solo unos meses que nunca se incorporaría a Podemos. Ayer, sin embargo, era una de las protagonistas de la lista que podría concurrir a las generales. "Seguramente yo soy una gota muy poco importante de la supuesta ola de ilusión que representa Podemos, según señaló previamente, pero estoy orgullosa de que se quiera contar conmigo en este momento", recalcó Sánchez.

Fue Iñigo Errejón quien cerró el acto advirtiendo de que las próximas legislativas serán la "disyuntiva histórica" entre los que respetan la voluntad del pueblo o los "caprichos de los señoritos".