El expresidente de la Diputación y del PP de Castellón, Carlos Fabra, recogió ayer el mandamiento que le da de plazo hasta el lunes 1 de diciembre para ingresar en prisión para cumplir una condena de cuatro años. No ha presentado recurso de súplica. Fabra podría elegir un centro penitenciario de Madrid, ya que su familia y muchas de sus amistades residen en esta comunidad. También habría condicionado esta decisión el hecho de que el equipo médico que le trasplantó el hígado y que le ha tratado posteriormente también reside en la capital.