El presidente catalán, Artur Mas, no desaprovechó ayer, día de Sant Jordi, la ocasión de seguir haciendo proselitismo de la consulta soberanista. Tras un mensaje institucional, a primera hora de la mañana, en el que evitó entrar en consideraciones políticas, Mas reunió a corresponsales de medios extranjeros en el palacio de la Generalitat, ante los cuales respondió a sus dudas y preguntas reafirmando la viabilidad económica de una Cataluña independiente y su derecho a celebrar la consulta.

"Los ciudadanos catalanes serán llamados a las urnas el 9 de noviembre", insistió una vez más el líder de CiU.

Tras el mensaje institucional de Sant Jordi, Mas se limitó a felicitarse por el "mosaico" que su comunidad ofrece al mundo en una festividad como el Día de Cataluña e invocó a la diversidad y a "lo que nos une".

"Romped una lanza por los libros en nuestra lengua, por nuestros autores y librerías y con las entidades que ayudan a los que no pueden seguir", recomendó. Tras estas palabras, Mas presidió la misa que --tanto con gobiernos de CiU como durante el tripartito-- se celebra en el palacio de la Generalitat con la presencia del arzobispo de Barcelona, encargado después de la bendición de las rosas. Los representantes de ICV-EUiA y la CUP no asistieron al acto católico.

La agenda personal de Mas incluyó una visita a una anciana, a la que entregó una rosa en el marco de la campaña rosas contra el olvido de una oenegé que ayuda a las personas mayores.

Mas también participó en la lectura de poemas del poeta catalán Joan Vinyoli que organizó su partido, Convergencia, en la sede central de la formación en Barcelona. Allí se produjo la anécdota del día cuando Mas leyó el verso ¿Quién no tiene miedo? y añadió el comentario "nunca mejor dicho". Esta es la misma expresión que utilizó tras leer un poema titulado ¡Alerta! .

HOY, CON RAJOY La obra completa de este autor fue la principal recomendación literaria de Mas. Hoy la cuestión soberanista volverá a su agenda porque Mas y Rajoy participan en Barcelona en un acto empresarial, pero en horarios distintos.