El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tomó la decisión de permitir que el Partipo Popular fuera a la concentración de víctimas de mañana tras reunirse con sus representantes en Moncloa. Conoce los riesgos de su iniciativa. Varios dirigentes conservadores ya le han advertido de la posibilidad de que la protesta se les vaya "de las manos", porque a los organizadores les será imposible que se controlen todos los mensajes que se van a lanzar. Aún así, Rajoy defendió ayer desde Bruselas que dirigentes de su partido, pero ningún miembro del Gobierno, asista a la protesta: "Es una manifestación en solidaridad y de apoyo a las víctimas del terrorismo. El PP no se manifiesta contra una sentencia, ni contra un tribunal, sino para apoyar a las víctimas y en defensa de una doctrina que ha sido muy útil".

Algunas de esas víctimas, como la hermana de Gregorio Ordóñez, Consuelo, presidenta del colectivo de víctimas del País Vasco, denunció ayer la "vergonzosa instrumentalización del PP a las víctimas". Y advirtió a Rajoy que la manifestación del domingo no es contra Estrasburgo ni contra su fallo, sino para criticar a los que durante todo este tiempo "no han hecho nada en España para evitar ese fallo".

En Madrid, y casi a la misma hora, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, utilizaba la misma terminología que Rajoy para justificar la postura del Ejecutivo. "Respetamos el Tribunal de Derechos Humanos, pero no nos gusta el fallo, por eso precisamente, porque no nos gusta y defendemos justo lo contrario, presentamos un recurso". recordó.

CRITICAS A LOPEZ GUERRA A su lado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de los viernes, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, también se refirió a la sentencia de Estrasburgo y más concretamente a la postura del magistrado español en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Luis López Guerra, por haber fallado en contra de las tesis mayoritarias del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional, del que llegó a formar parte. "No incluyo que se haya opuesto a la tesis del Gobierno, porque el Gobierno lo que hizo fue defender a nuestro Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional, y esas tesis no han sido defendidas por un magistrado que ha sido parte del Constitucional. Constato el hecho", dijo el ministro.

Por otro lado, el expresidente José María Aznar telefoneó ayer a la presidenta de la AVT, Angeles Pedraza, para comunicarle que no asistirá a la manifestación convocada para no desviar el protagonismo de la cita.

ESTATUTO DE LA VICTIMA El Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto del Estatuto de la Víctima del Delito. Se trata de un decálogo de derechos de las víctimas que han sufrido delitos muy graves y en el que destaca la posibilidad de que puedan recurrir la libertad condicional, los permisos y beneficios penitenciarios de sus agresores. El proyecto contempla esta posibilidad para las víctimas de delitos de terrorismo, homicidio, lesiones y contra la libertad sexual penados con más de cinco años de cárcel, o cuando se traten de hechos que puedan derivar una situación de peligro para la víctima.