En Convergencia Democrática no creen que Xavier Martorell haya cometido un delito o una ilegalidad al tener relación con la agencia de detectives Método 3, pero en la cúpula de la coalición ya parecen haber sentenciado al actual director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat. Tras la reunión del consejo nacional del partido, el líder del mismo, Artur Mas, no citó directamente a Martorell en su discurso, pero no hizo falta. "En algunas informaciones hay mucha demagogia, pero en otras puede haber verdad --señaló Mas--. Es importante separar dónde hay ganas de hacer daño y dónde hay de verdad un error, una irregularidad".

EJEMPLARIDAD Artur Mas añadió que si se da el caso hay que asumir la responsabilidad y "ser ejemplar", porque el cargo afectado ha de darse cuenta de cuándo "es más un problema que una solución", lo que fue interpretado como un nuevo mensaje a Xavier Martorell.

Mas, que aprovechó para lanzar una andanada en dirección a Madrid ("Pese al juego sucio, no nos tumbarán"), midió sus palabras al milímetro. De hecho, en primera fila estaba Oriol Pujol, secretario general de CDC, para quien la juez del caso ITV pide la imputación por presunto tráfico de influencias. Y sentado en las últimas filas, el diputado y exalcalde de Lloret Xavier Crespo, acusado de connivencia con la mafia rusa.