El PP daba ayer por la mañana por sentado que Mariano Rajoy, con su intervención en el debate del estado de la nación, había ganado una pequeña pero relevante batalla ante el escándalo ligado a Luis Bárcenas. Los populares coincidían en que su jefe de filas había logrado sortear en el hemiciclo, sin problemas, los ataques recibidos desde la oposición por el caso judicial que atañe al extesorero del PP. Ayudó, según los conservadores, que el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba optara por no convertir este caso de corrupción en eje central de su intervención en el solemne debate.

Fue el portavoz del PNV, Aitor Esteban, quien demandó ayer al jefe del Ejecutivo explicaciones concretas sobre su extesorero --además de sobre el exalcalde Jesús Sepúlveda, que fue marido de la ministra Ana Mato--. "Esas personas hace años que no tienen responsabilidad en el partido", se limitó a responder Rajoy durante la segunda sesión de la solemne cita parlamentaria. El que sí se permitió un atisbo de autocrítica fue el portavoz del PP, Alfonso Alonso: "Se relajó la exigencia ética y falló el control", reconoció.

Los conservadores respiraron tranquilos tras el debate. Pero la alegría es efímera últimamente en la madrileña calle Génova: a media tarde comenzó a correr como la pólvora que Bárcenas, antes de que saliera a la luz --al menos para el común de los mortales-- que tenía una suculenta cuenta en Suiza, acudió a un notario para dejar constancia de quiénes fueron los donantes del PP y "los perceptores" entre 1994 y 2009. ¿Qué pretendía Bárcenas con semejante certificado?. No hubo respuesta oficial del partido, pero de puertas adentro se leyó la iniciativa de Bárcenas con miedo, y como parte de los preparativos del chantaje que diseñó, según ellos, contra el partido aireando supuestos sobresueldos.

Pero hay más miedos en el PP. El lunes declara ante el juez el extesorero. ¿Qué se teme? Que pueda haber "sorpresas desagradable" en torno al origen y los titulares del dinero acumulado en una cuenta en Suiza u otras cuentas del extranjero, según reconocen fuentes del PP. El extesorero dijo en 13TV que esa cuenta era "personal" y que el dinero salió de inversiones de bolsa. Pero su abogado, en otra entrevista, habló de que dicha cuenta guardaba dinero que era fruto de negocios con "compañeros y amigos". ¿Logrará el juez Ruz descifrar quién miente?