La sucesión de casos de corrupción en los últimos meses y, sin duda, la memoria de los vividos en décadas anteriores, han hecho mella en el ánimo de los españoles, según el barómetro de España elaborado por el Gabinete de Estudios Sociales y Opinión Pública (Gesop) para Grupo Zeta.

En cuatro preguntas demoledoras para calibrar el estado de higiene democrática de España, el 89,8% de los españoles consideran que la corrupción es un problema enquistado en el sistema político y solo el 7,3% asevera que la justicia actúa de manera eficaz contra los corruptos. El 90,5% cree que no.

Dicho de otra manera, hay pleno convencimiento de que las prácticas ilícitas ligadas a los partidos políticos forman parte de la idiosincrasia española.

Tanto es así que el 87% está convencido que nunca se llegará a saber la verdad sobre el asunto reciente más escandaloso, elcaso Bárcenas . Un pesimismo que se extiende, en un dato muy elocuente, a la mitad de los votantes del PP.

Más información sobre el estudio de opinión sobre la corrupción, en la edición impresa de CÓRDOBA