Rajoy aprovechó la cumbre de Santiago de Chile para subrayar que los países latinoamericanos estén afrontando la crisis mucho mejor que los europeos, recordar que España ha generado mucha inversión en Latinoamérica y abogar por que esa colaboración sea bidireccional, de forma que España consolide su papel de puerta de entrada a Europa para empresas latinoamericanas.