El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, propuso ayer una reforma del concierto económico para que las diputaciones vascas puedan regular y cobrar el IVA. Estas instituciones son las encargadas de recaudar la mayor parte de los impuestos, entre ellos el IRPF y el de sociedades. El PP se opuso frontalmente a su petición, mientras el consejero vasco de Economía y Hacienda, el socialista Carlos Aguirre, consideró positivo que Euskadi disponga de más capacidad para recaudar, aunque vio "complicado" que el Gobierno central acceda a negociar la gestión de este tributo.

Respecto a la imposición directa, sobre la que Euskadi sí tiene competencias gracias al concierto, Urkullu propuso revisar la tarifa general y del ahorro. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, consideró que la propuesta de Urkullu "no puede ser más irresponsable" ya que plantea "abrir el melón" del concierto en este momento. "Solo podemos salir trasquilados", dijo el dirigente popular.