En época de crisis de proporciones casi bíblicas, en la que las administraciones se aprietan el cinturón y recaudan todo lo posible vía impuestos, los ayuntamientos obligan a pagar religiosamente el impuesto de bienes inmuebles (IBI) a ciudadanos e instituciones. Pero no a todas. La Iglesia católica, segunda mayor propietaria de España, por detrás del Ministerio de Defensa y por delante de Renfe, se atrinchera para no pagar en la exención establecida en los acuerdos Estado-Santa Sede de 1979 y en las leyes de mecenazgo y de haciendas locales, promulgadas en el 2002 y el 2004 bajo el Ejecutivo de Aznar.

Partidos políticos de izquierda, primero IU y ahora también el PSOE (que ha dado a sus ayuntamientos y concejales la instrucción de que reclamen el IBI a la Iglesia por los bienes no dedicados al culto), y movimientos laicos han abierto el debate para acabar con lo que tildan de privilegio fiscal. Pero PP, CiU y PNV defienden la situación actual.

San Sebastián de los Reyes (Madrid) ha sido el primer municipio en pedir al Gobierno que revise las exenciones de que goza la Iglesia, y ha empezado a censar sus propiedades para saber cuáles podrían pagar el IBI. Alcalá de Henares exigirá el impuesto a todas las confesiones religiosas a partir del 2013 y Zamora (con alcaldesa del PP) empezará por cobrar la tasa de basura. Móstoles, Leganés, Sevilla, Soria, Badajoz y Jaén, lo debatirán, y Madrid, Barcelona, Gijón y Santander lo descartan.

Un informe de CCOO y otro de Iglesia de Base de Madrid cifran los ingresos terrenales anuales durante el 2011 de la Iglesia Católica, respectivamente, en 352 millones de euros y en más de 10.000 millones de euros. "La crisis no afecta a la Iglesia católica, que sigue viviendo en un paraíso fiscal y gozando del privilegio de inscribir propiedades cuando no están registradas", denuncia el colectivo cristiano.

La estimación de Iglesia de Base de Madrid puede quedarse incluso corta. "La Iglesia es inmensamente rica. Aunque sus cuentas son opacas, las administraciones le aportan cada año en subvenciones directas y exención de tributos más de 11.000 millones de euros", subraya el presidente de Europa Laica Francisco Delgado, que ha presentado en el Congreso de los Diputados junto al coordinador de IU, Cayo Lara, 33.500 firmas que piden acabar con la exención de la Iglesia del IBI. Delgado calcula que la Iglesia deja de pagar un mínimo de 2.000 millones de euros al año por este concepto.

"CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO" La Conferencia Episcopal Española (CEE) discrepa. "Si se modificara la normativa del IBI, la cantidad que pagaría la Iglesia no superaría los 100 millones", rebate el responsable de asuntos económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal.

El propio presidente de la CEE, Antonio María Rouco Varela, salió al paso de la ofensiva de IU, que prevé tramitar un millar de mociones en ayuntamientos, y de otras organizaciones que, a su juicio, están haciendo una "campaña de desprestigio" paralela a la campaña de la Iglesia para que los contribuyentes destinen el 0,7% del IRPF a través de la casilla especial de la Renta.

"Si la Iglesia paga el IBI, irá en detrimento de otras acciones, como la de Cáritas", advirtió Rouco. Pero la aportación de la CEE a esta onegé apenas supera los 5 millones de euros (el 2% del presupuesto de la institución, que se financia principalmente con donativos privados, ayudas oficiales y 60.000 voluntarios).

La derogación de las exenciones se vislumbra lejana. El PP, CIU y el PNV rechazaron el jueves en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley presentada por IU que instaba al Gobierno a poner en marcha medidas para que la Iglesia pague el IBI y se autofinancie.

IU y Europa Laica se han dirigido al Gobierno y a la Federación Española de Municipios para que los 8.000 ayuntamientos del país hagan un censo de los bienes inmuebles rústicos y urbanos registrados a nombre de la Iglesia católica y otras confesiones. ±Los ciudadanos deben saber quiénes no pagan IBI. Podría hacerse en la ley de transparencia de la que tanto alardea RajoyO, propone Delgado.