Facua-Consumidores en Acción ha denunciado a la compañía aérea Ryanair por impedir la entrada en sus aviones con más de una bolsa y advierte que esta práctica es ilegal porque vulnera la ley sobre navegación aérea, que no considera equipaje los objetos y bultos de mano que el viajero lleve consigo.

Facua denuncia que la aerolínea irlandesa impone el pago de 50 euros a quienes llevan encima su ordenador portátil, una cámara de fotos, comida, bebida, revistas, regalos y demás artículos comprados en las tiendas de los aeropuertos o en el exterior e incluso la cartera si no caben en una sola pieza de equipaje de mano.

En la bodega del avión

Ryanair requisa estos artículos y los coloca en la bodega del avión, previo pago de la citada cantidad, salvo que el pasajero opte por perderlos dejándolos en tierra tras haber embarcado. Facua denuncia que la empresa se asegura ingresos extra por dos vías: el cobro de equipaje, que según la legislación no puede considerarse como tal, y la venta de bebida, comida u otros productos en sus aviones que de otra forma no serían adquiridos.

La asociación de consumidores también argumenta que las prácticas de Ryanair son cláusulas abusivas que limitan los derechos de los pasajeros vulnerando las normativas de protección de los consumidores de ámbito estatal y autonómico.

Las denuncias han sido remitidas a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) del Ministerio de Fomento, la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y autoridades de protección al consumidor autonómicas.