El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha acusado al PSOE de ponerse "al lado de una protesta violenta que infringe las leyes", en referencia a las manifestaciones estudiantiles de Valencia. Wert respondía en el Congreso a una pregunta de la exministra Leire Pajín, quien ha acusado al Gobierno del PP de poner en marcha una "represión brutal" de los estudiantes en paralelo con sus iniciativas para "recortar derechos" y "amenazar" la educación pública.

Mientras, la primavera valenciana sale esta tarde nuevamente a la calle, en una manifestación que convocan de forma unitaria todos los partidos políticos con representación en la comunidad (excepto el PP), sindicatos y entidades educativas y ciudadanas. La movilización, que volverá a tener como punto de partida el instituto de secundaria Lluís Vives, epicentro del movimiento, empieza a las 18.00 horas y servirá para protestar contra la "represión" policial del pasado lunes y exigir la dimisión de la delegada del Gobierno en la Comunidad, Paula Sánchez de León, y del jefe superior de Policía, Antonio Moreno.

Ramos de flores

El millar de estudiantes matriculados en el Lluís Vives han asistido con normalidad esta mañana a clase, después de cinco días de protestas y manifestaciones. La dirección del centro está preparando un paquete de talleres y actividades para ayudarles a recobrar "la estabilidad psíquica y emocional" perdida a raíz de los acontecimientos de los últimos días. A las puertas del instituto han aparecido esta mañana ramos de flores y un cartel de agradecimiento a sus estudiantes por haber ayudado a "despertar" a los valencianos.

Tras la masiva y pacífica marcha de ayer en Valencia, anoche hubo manifestaciones de apoyo en ciudades de toda España, incluidas Barcelona con cientos de concentrados frente a la comisaría de Via Laietana, y Madrid, donde más de 2.500 personas acabaron su recorrido frente a la sede central del PP. En Tarragona, unos 300 estudiantes han cortado esta mañana el tráfico en la plaza Imperial Tàrraco.

El episodio de movilizaciones empezó el jueves pasado cuando una treintena de alumnos cortó la calle Xàtiva, junto al instituto, para mostrar su solidaridad con los alumnos de otros centros donde en plena ola de frío no funcionaba la calefacción, consecuencia de los recortes presupuestarios de la Generalitat Valenciana.