Por tercer día consecutivo, la UE volvió ayer a reclamar reformas urgentes al líder del PP y presidente electo, Mariano Rajoy, que por el momento elude responder personalmente a quien le exige medidas antes incluso de que haya tomado posesión del cargo. Así, la Comisión Europea pidió por la mañana al dirigente popular que emprenda, de forma inminente, una reforma laboral para reducir la elevada tasa de paro del país, en especial en materia de desempleo juvenil, informa Eliseo Oliveras. Pero por la tarde, el Ejecutivo comunitario amplió sus demandas: solicitó a Rajoy que mantenga la reforma de las pensiones y aplique ajustes adicionales para garantizar que se cumplen los objetivos de reducir el déficit público. "Estos son puntos muy importantes para el nuevo Gobierno cuando prepare su programa", señaló el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

EQUIPO DE TECNICOS Para desesperación de las instituciones europeas, Rajoy sigue guardando silencio. No obstante, desde hace semanas, un equipo de técnicos del partido trabaja en el borrador de una reforma laboral que incluirá medidas específicas para los jóvenes, como bonificaciones del 100% de las cotizaciones a la Seguridad Social en su primer año de contratación; la eliminación de trabas para contratos de formación, obras y servicios, y prácticas para el colectivo. Pero hay más.

La propuesta que los conservadores van a poner sobre la mesa de sindicatos y empresarios también apostará, casi con seguridad, por la reducción parcial (en torno al 20%) de las cotizaciones por contingencias profesionales de la Seguridad Social, a fin de rebajar con premura los costes salariales.

Además, se quiere regular definitivamente el teletrabajo y fomentar, especialmente, que los parados más jóvenes se animen a montar empresas. Con ese fin, los populares están dispuestos a establecer una nueva red de cré- ditos blandos (ligada a la edad del emprendedor) a través del ICO y a permitir que los fondos aportados a cuentas vivienda se puedan reconducir sin penalización a la creación de empresas o a la formación del titular.

Se sopesa, asimismo, un aumento del porcentaje de capitalización de la prestación por desempleo --hasta el 100% en menores de 35 años-- cuando el dinero se dedique a emprender o a estudiar; la creación de un cheque formación para jóvenes tanto en activo como en paro y la aprobación de un plan extraordinario de formación profesional que pueda dar cabida a 800.000 jóvenes.