Si se cumplen los presagios de Alfredo Pérez Rubalcaba y el lunes España se despierta controlada por el "monopartidismo" del PP, en la ejecutiva del PSOE tocará trazar la hoja de ruta para atravesar un desierto de la oposición que no pisaban desde el 2004, así que habrá que tomar las primeras decisiones.

Fuentes socialistas aseguraron ayer que José Luis Rodríguez Zapatero no desvelará el lunes la fecha del congreso que deberá elegir a su sucesor al frente del partido, pero añadieron que su voluntad es adelantarlo --toca en julio del 2012-- y celebrarlo antes de las elecciones andaluzas, a fin de relanzar las opciones del PSOE en unos comicios que también afronta con malas expectativas demoscópicas. Una estrategia avalada por el candidato a esas elecciones, José Antonio Griñán. Fuentes del PSC confirmaron que su candidata a las elecciones generales, la ministra de Defensa, Carme Chacón, también es partidaria de adelantar el congreso del PSOE.

¿Quién fijará la fecha? Según la jefa de campaña de los socialistas, Elena Valenciano, se decidirá de forma colectiva, "porque no es una decisión que puedan tomar individualmente Zapatero ni Rubalcaba". Para Cha- cón, Zapatero está "más legitimado que nunca" para determinar los plazos del congreso.

Líder por méritos

Es evidente que los pasos del candidato influirán en el calendario. El primero de ellos, resolver si Rubalcaba aspirará finalmente a la secretaría general del partido. El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, aseguró que mañana no se producirán "precipitaciones" ni habrá "sorpresas nocturnas", o sea, que Rubalcaba no aclarará este extremo tras el escrutinio, sino que el futuro se dibujará con "serenidad y orden".

El exvicepresidente tiene sus adeptos. El coordinador de su programa electoral, Jesús Caldera, afirmó que Rubalcaba "merece el respeto y el liderazgo del PSOE, sea cual sea el resultado del 20-N, porque se está dejando la piel". El número tres del Gobierno, Manuel Chaves, también dejó entrever que su preferido es el aspirante a ocupar la Moncloa. En cambio, Chacón, posible rival de Rubalcaba, le deseó que el lunes "esté escribiendo su discurso de investidura". Y por si el batacazo supera los peores pronósticos, otro nombre que está resurgiendo estos días con fuerza es el del lendakari, Patxi López.