Varios empresarios celebraron el anuncio por Zapatero de una nueva regla que vinculará el gasto del Estado al crecimiento. Según fuentes de la Moncloa, algunos directivos pidieron al jefe del Gobierno que presione para que las comunidades autónomas eviten déficits públicos desbocados.