El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha animado hoy a sus diputados a que redoblen los esfuerzos en esta época electoral, a que no caigan en la euforia y a que se centren en el mensaje del partido sin hacer caso a las especulaciones sobre el debate sucesorio del PSOE. Con el objetivo de trasladar a los diputados del PP que en el partido ya ha comenzado la carrera electoral, y no sólo de los comicios autonómicos y municipales del 22 de mayo, sino también de las generales, el líder de los populares se ha reunido con la mayoría de sus parlamentarios en el Congreso para precisarles las bases de la estrategia electoral. Su intervención, por tanto, y según recalcan diversas fuentes presentes, ha girado alrededor de dos ejes: el proyecto del PP para superar la crisis y el llamamiento al esfuerzo y al contacto con la gente con el fin de ganar con holgura las futuras contiendas electorales. Pero el presidente de los populares también ha tratado diversos asuntos de actualidad, todos ellos someramente, apuntan las fuentes. Así, ha pedido a sus diputados que continúen el ataque al Ejecutivo con los casos "Faisán" y de los ERE ilegales en Andalucía y que prosiga la censura a la política económica del Gobierno, en especial por la tasa de paro, la congelación de las pensiones, la subida del precio de la luz y, en general, por la falta de confianza que inspira. Igualmente, Rajoy ha citado la crisis nuclear de Japón, ámbito en el que el PP ha manifestado su opinión en las enmiendas a la ley de economía sostenible, según el líder del partido. Una posición que consiste en delegar en el Consejo de Seguridad Nuclear las evaluaciones sobre la situación de las centrales en España, de modo que la prórroga de su periodo de funcionamiento o la decisión de cerrar o crear otras nuevas se someta a criterios puramente técnicos. En relación con la operación militar internacional en Libia, que ayer fue objeto de debate en el Congreso, Rajoy ha solicitado a sus diputados que lo que haya que decir acerca de la cuestión encaje con lo que él explicó ayer en la tribuna. A este respecto, el PP ha reiterado que está de acuerdo con la intervención por cuanto la respalda la comunidad internacional y se ajusta a la Constitución, pero no eludirá mencionar las dudas que le provoca qué desarrollo se dará a la operación. Rajoy no ha evitado alguna referencia a la situación interna del PSOE, pues estos días se acumulan informaciones sobre si habrá o no sucesión y sobre quién será el candidato en las próximas generales. Según las fuentes consultadas, el líder del PP ha afirmado "de pasada" que este tipo de discusiones en un partido que ejerce el Gobierno no ayudan a generar confianza, incluso en el seno del propio Ejecutivo. Con todo, el presidente del Partido Popular ha pedido a los diputados que se centren en lo suyo y no hagan caso de las informaciones que provienen del partido rival. Más minucioso ha sido Rajoy, según las fuentes, para hablar de asuntos económicos, sobre todo porque mañana comienza en Bruselas un Consejo Europeo al que los populares confieren mucha importancia, pues en él se sentarán las bases de una política económica que necesariamente abocará a España a plantear un techo de gasto y otro de endeudamiento. En resumen, Rajoy ha exhortado a los diputados a que trabajen más, a que "cojan la maleta" y recorran la geografía y a que expliquen con detalle el plan del PP para sacar a España de esta fase de retracción de la economía. Ha pedido que no se relajen y que no se confíen, pues las elecciones, aunque las encuestas son favorables, no están ganadas. La portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, ha comparecido ante los periodistas al término de la reunión. Ha señalado que durante la misma, en la que ella también ha intervenido para introducir al líder del PP, su partido ha hecho balance de los últimos tres años: al tiempo que se ha multiplicado el paro o la morosidad, ha descendido la financiación, se ha incrementado el paro y han cerrado centenares de miles de pymes. Asimismo, ha detallado que mientras los populares han dado su visto bueno a un 60 por ciento de las iniciativas del PSOE, los socialistas apenas han compartido algo más del 35 por ciento de las medidas del PP.