Fue inevitable que durante la recepción ofrecida en Badajoz para conmemorar el Día de las Fuerzas Armadas se hablara del lamentable incidente de Formentera cuando hace dos fines de semana se utilizaron como mínimo un avión y un helicóptero del Ejército del Aire para trasladar invitados y cajas de gambas a la boda de un joven oficial piloto.

Fuentes del Ejército del Aire aseguraron que se está investigando si hubo más vuelos indebidos anteriores al de la boda ante la sospecha de que no fue la primera vez que se usaban las aeronaves con fines exclusivamente particulares.

La semana pasada se trasladó a Baleares un técnico del gabinete jurídico del Ejército que está tramitando el expediente disciplinario. De momento, se están investigando a 15 militares, según ´Europa Press´, y permanecen arrestados el piloto del helicóptero y el jefe del 801 Escuadrón.

El Ejército espera que el incidente no trascienda de la disciplina castrense, aunque será un fiscal quién decida si en estos vuelos irregulares hay visos de delito.