La mayoría de los ciudadanos consideran que las causas abiertas contra el juez Baltasar Garzón, que han forzado su suspensión y salida de la Audiencia Nacional, se deben a motivos políticos. Así lo manifiestan el 66,5% de los encuestados. Otro 16,6% no se pronuncia y solo el 19,9% afirma que son cuestiones jurídicas las que sustentaron la decisión de sentar al magistrado en el banquillo por investigar los crímenes del franquismo, el principal de los tres procesos iniciados contra el magistrado y el único por el cual se le ha abierto juicio oral. Su decisión de intervenir las conversaciones que varios imputados en el caso Gürtel mantuvieron en prisión con sus abogados y el presunto cobro de dinero del Banco Santander durante su estancia en la Universidad de Nueva York motivaron las otras dos querellas.

En todos los grupos de edad, el segmento que achaca a motivos políticos las causas contra Garzón supera el 60%. Y si se analizan las respuestas en función del partido al que votan los ciudadanos, solo se aprecia cierta división entre quienes apoyan al PP.

Aunque la posición de los españoles sobre el porqué del proceso a Garzón está bastante clara, no se puede afirmar lo mismo sobre el propósito del togado de investigar los crímenes del franquismo. Según el sondeo de Gesop, los ciudadanos se dividen en dos grupos casi idénticos que aprueban o rechazan la iniciativa. El 48,9% de los españoles sostienen que deben investigarse. Por el contrario, el 49,8% es partidario de dejar las cosas como están.