El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, no ha desvelado cuál ha sido la participación del Gobierno en el pago del rescate para liberar a los tripulantes del atunero Alakrana y se ha limitado a señalar que "ha hecho lo que tenía que hacer" porque su deber es "salvar la vida de los compatriotas".

En la rueda de prensa en la que ha anunciado la liberación del atunero vasco, Zapatero ha subrayado que esa es su primera obligación como presidente del Gobierno y ha vuelto a pedir prudencia a la hora de informar sobre este caso.

"Todos los ciudadanos me comprenden cuando digo que son situaciones muy difíciles, donde hay que tomar decisiones no fáciles, decisiones que asumo con toda la responsabilidad", ha manifestado. También ha apelado a la prudencia cuando se le ha preguntado por la posibilidad de que los piratas sean ahora perseguidos y detenidos.

"MUCHOS SERVIDORES PÚBLICOS" IMPLICADOS

Según ha apuntado, debe ser "extraordinariamente escrupuloso" y responsable a la hora de informar; la prudencia sigue siendo necesaria hoy y mañana, ya que se trata de cuestiones que afectan a la seguridad del Estado y de las personas, en la que participan muchos "servidores públicos".

Sí ha asegurado que "el Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer; ha trabajado, trabaja y trabajará dentro de la legalidad, por supuesto". A su juicio, al margen del debate sobre el pago del rescate o sobre el futuro de los piratas que han abandonado del Alakrana, lo importante es que "las cosas han salido bien", que "los marineros van a estar con nosotros" y que el Estado "se vuelca" con los ciudadanos que atraviesan dificultades mientras realizan actividades privadas, en este caso con un fin económico.

"Estoy seguro que ése es el país que quiere la inmensa mayoría de los ciudadanos, un Gobierno que hace lo que tiene que hacer, y es lo que hemos hecho", ha reiterado.

PIRATAS "EN MANOS DE LA JUSTICIA"

Zapatero tampoco ha dado más detalles sobre el futuro de los dos piratas que se encuentran detenidos en España, ya que, ha recordado, "están en manos de la Justicia".

Tras recordar que, con éste, ya se han resuelto de forma satisfactoria cuatro secuestros, ha confiado en que no vuelva a haber más episodios de este tipo. Y ha estimado que la lección más clara que se debe aprender "como país" de esta crisis es la necesidad de "prudencia y discreción" para que un secuestro se resuelva "bien y rápido".

AGRADECIMIENTO AL PP

En su opinión, cuando está en juego la seguridad y teniendo en cuenta que los piratas "juegan sus bazas", la prudencia es "la mejor receta" por el "interés colectivo", y es exigible tanto a los partidos políticos como a los medios de comunicación, siempre respetando el derecho a la información.

Zapatero ha invocado así al "sentimiento colectivo de país" y ha vuelto a elogiar que el PP se pusiera "detrás del Gobierno" en esta crisis después de que él hablara personalmente con su líder, Mariano Rajoy, ya que se trata de una cuestión que "no tiene color político".