El ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo aceptó ayer la propuesta de IU e ICV para encabezar la lista que las dos formaciones presentarán de forma conjunta al Parlamento europeo. Jiménez Villarejo condicionó su candidatura a que se mantenga como independiente en el grupo en el que esté inscrito y a que tenga la "libertad suficiente" para afrontar los temas "fundamentales" para la construcción europea.

La elección del ex fiscal ha irritado a Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) y al sector crítico del grupo que lidera Gaspar Llamazares. Fuentes de Iniciativa opinaron ayer indudable que el promotor de las críticas es Paco Frutos, que se postulaba como candidato al Parlamento europeo, y añadieron que el resultado de la coalición entre ICV y EUiA en Cataluña --pasó de uno a dos diputados-- ha dejado a Frutos sin argumentos para rechazar los acuerdos entre ambos partidos.

Las críticas fueron ayer en dos sentidos. Desde EUiA, Joan Josep Nuet, responsable de acción política, consideró un error mezclar la negociación de la candidatura a la Eurocámara con la del grupo parlamentario, que al final recibirá la denominación Izquierda Verde-IU-ICV.

Los sectores críticos de IU cargaron contra la designación. La portavoz de Corriente Roja, Angeles Maestro, la calificó de "decisión unipersonal" de Llamazares "en una búsqueda desesperada de buscar legitimidad en imágenes o algún famosillo".