Antonio Hurtado (Aguilar de la Frontera, 1961) es uno de los dirigentes cordobeses de mayor longevidad en la política institucional, tarea que ha desempeñado casi de manera ininterrumpida desde 1994. Atesora experiencia en las tres administraciones y vuelve después de 16 años al Ayuntamiento de Córdoba como candidato del PSOE y con el encargo de mejorar el legado de su antecesora, la exalcaldesa Isabel Ambrosio, que logró 8 concejales en 2019. En este tiempo no ha dejado de ponerse pajarita ni de montar en bicicleta. Es un hombre activo (siempre está en forma) y un activista de las causas Lgtbi, el feminismo o el medioambiente. En esta campaña se presenta con un banco (Antonio te escucha), en el que invita a los cordobeses a sentarse a hablar y explicar sus demandas.  

El socialista cordobés es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Sevilla, funcionario de Administración Especial, y economista de la Diputación desde 1986. Antes de sumergirse en el servicio público, trabajó en la gerencia y la contabilidad de varias empresas en Huelva y Granada. También fue jefe del servicio y gerente de la Promotora Pública de Viviendas de Córdoba (Provicosa) en el año 2007. 

Su bautismo político ocurrió en la Delegación de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía en Córdoba (1994 a 2003), al frente de la que estuvo cuando el PSOE era todo en Andalucía. Después, saltó al plano municipal para acompañar a Pepe Mellado en la candidatura socialista. Sin embargo, el discreto resultado del PSOE frente a la subida de Rosa Aguilar, entonces en IU, provocó la marcha del candidato y que Hurtado se quedara de portavoz municipal hasta 2007. En aquel mandato se convirtió en el azote de la que más tarde terminaría siendo su compañera de filas. Hurtado fue un auténtico tabardillo en temas espinosos como la proliferación de parcelas o las naves de Colecor. Sin embargo, el PSOE no lo premió entonces y, en lugar de proclamarlo a él como candidato, puso como cabeza de lista a Rafael Blanco, enviando al Senado a Hurtado donde permaneció hasta el 2011. Desde esa fecha hasta su elección por primarias como número 1 a la Alcaldía de Córdoba este año --con apenas un pequeño paréntesis-- ha sido uno de los diputados más activos del Congreso. Antonio Hurtado vuelve ahora con ganas y con la bicicleta bien engrasada.

La candidatura del PSOE: experiencia y juventud

El PSOE fue el primero en presentar oficialmente a su candidato, Antonio Hurtado, (elegido por primarias entre las bases socialistas) y su candidatura, que lleva en el número 2 a Carmen González, ingeniera informática y personal en excedencia en UCOidioma. Ha sido delegada de Fomento y de Promoción de la Ciudad en el mandato del 2015 al 2019, concejala en el actual y la delfina del PSOE. Como ella, integran la lista los también concejales José Antonio Romero, que ha sido portavoz desde la marcha de Isabel Ambrosio y es vicesecretario del PSOE; Alicia Moya, licenciada en Ciencias de la Educación y auxiliar en Cecosam; y Joaquín Dobladez, jefe de gabinete de la Subdelegación del Gobierno. Romero, Moya y Dobladez son los únicos que repiten respecto a la lista del 2019.  

Integran también la plancha Ángel Ortiz, licenciado en Derecho y técnico de Comunicación y Relaciones Institucionales en Fepamic; Ana López, licenciada en Ciencias Biológicas, máster en Medio Ambiente por la UCO, funcionaria de carrera de la Diputación y desde 2009 jefa del departamento de Medio Ambiente; José Molina, agente de la Policía Local de Córdoba y exjefe de la Policía Local en Santaella; Isabel Bernal, funcionaria docente de la Junta de Andalucía desde 1989 y actualmente profesora en el CEIP Eduardo Lucena de Córdoba. Además se incorporan Patricia Sanz de la Fuente, que trabaja actualmente en el Servicio Público de Empleo Estatal, y la expresidenta del Gobierno Carmen Calvo que cierra simbólicamente la lista.