NACION EN TUDELA (NAVARRA).

EDAD 61 AÑOS.

CARGOS ORGANICOS HA OCUPADO PUESTOS EN LA EJECUTIVA PROVINCIAL DEL PSOE Y EN LA DIRECCION REGIONAL DEL MISMO PARTIDO.

CARGOS PARLAMENTARIA ANDALUZA Y SENADORA.

--Lleva 21 años como parlamentaria, primero en Andalucía y desde 1996 en el Senado. ¿Por qué quiere continuar?

--Quiero continuar porque tengo ganas de pelear por lo que creo, por lo que hemos conseguido con mucho esfuerzo de todos. Tengo ganas e ilusión y no creo que sea el momento de las espantadas, sino el de empujar con fuerza para consolidar lo que tenemos y seguir avanzando.

--De esa larga trayectoria política, ¿con qué se queda?

--La verdad es que siempre he trabajado en lo que me gusta, pero quizás estos últimos cuatro años, en los que he presidido la comisión de Igualdad del Senado me han reportado muchas satisfacciones. Hemos evaluado la ley contra la violencia de género y la de igualdad entre mujeres y hombres, hemos debatido y aprobado la ley de educación sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo. En fin, cosas que me han permitido aportar mi granito de arena por la lucha por la igualdad.

--Estamos en el último tramo de la campaña electoral. ¿Cree que han convencido a los electores de que la oferta del PSOE es la mejor?

--Yo creo que sí, los electores han conocido directamente lo que queremos hacer y lo que hemos hecho. Lo hemos explicado a lo largo y ancho de nuestra provincia, hablando directamente con las personas, cara a cara, con humildad pero con fuerza y convicción, porque somos como ellos; sus problemas son los nuestros.

--¿Cree que es buena la alternancia en el poder?

--Lo que es bueno es la democracia, que los ciudadanos puedan elegir libremente la opción política que quieran.

--¿Qué necesita la provincia de Córdoba?

--Todavía muchas cosas, yo no me voy a cansar de luchar por ellas. Hemos demostrado que lo que prometíamos no era humo. No hay más que echar la vista atrás para verlo, pero ahora hay que seguir avanzando, empezando por el empleo y terminando por cerrar la red de infraestructuras, entre otros proyectos.

--¿Se pueden bajar los impuestos en estos tiempos de crisis?

--Según los impuestos y a quién les afecte. Hay que explicar alto y claro lo que las administraciones hacen con nuestro dinero, en qué lo emplean. Nosotros llevamos en nuestro programa electoral la subida o reforma de algunos tributos (alcohol, tabaco, sociedades, grandes fortunas, transacciones bancarias) para poder generar empleo de calidad, financiar la sanidad, la educación, la ayuda a las personas en situación de dependencia, las pensiones. Es justo que los que más tienen aporten más.

--¿Se debe reformar el Senado como se viene diciendo?

--Llevamos mucho tiempo hablando de ello, se han hecho grupos de trabajo en el Senado, hay documentos incluso. Todas las fuerzas políticas estamos de acuerdo en la necesidad de la reforma pero no coincidimos en el cómo. Sí, si es necesario reformarlo para que sea de verdad una cámara territorial, más ágil y más útil.