El presidente del PP y candidato a la Moncloa, Mariano Rajoy, ha pedido a todos los andaluces que apoyen "el cambio político en Andalucía de la mano del Partido Popular" en las elecciones autonómicas del 9 de marzo para que esta "comunidad despegue y se convierta en motor económico" de España, como lo son las autonomías gobernadas por los populares.

Durante su intervención en un mitin en el pabellón Ciudad Jardín de Málaga, al que asistieron alrededor de 6.000 personas, Rajoy se preguntó por qué en Andalucía no puede ocurrir lo mismo que en las comunidades de Madrid, Valencia o Murcia, "donde un día sus habitantes, pese a que parecía imposible, apostaron por el cambio político tras muchos años de gestión socialista".

"Ahora estas regiones --subrayó Rajoy-- se han convertido en auténticos motores económicos y espero y deseo que Andalucía se encuentre pronto entre ellas".

Rajoy empleó un tono familiar y cercano con los malagueños al recordar las veces que ha recorrido Andalucía y el conocimiento de la realidad que ha obtenido de sus visitas. "Conozco y siento Andalucía --dijo-- y creo que los ocho millones de habitantes son su mejor potencial. Solo hace falta el empuje en las urnas para que esta comunidad tenga el protagonismo que merece", dijo.

Elogió el trabajo de Arenas y el esfuerzo hecho pueblo a pueblo por el candidato del PP a la Presidencia de la Junta durante los últimos cuatro años para avalarle como próximo presidente de los andaluces.

Como ocurrió en Córdoba, Rajoy se comprometió con los proyectos y las apiraciones de Málaga en infraestructuras como la tercera línea de metro o los cercanías costeros Fuengirola-Algeciras y Málaga-Nerja. Recordó que 21 de los 22 tramos del AVE Córdoba-Málaga fueron adjudicados por el Gobierno del PP. Ni Rajoy ni Arenas, en ningún momento, expresaron su apoyo a la Capitalidad Cultural Europea 2016, título al que aspira también la ciudad costasoleña.

Arenas fue más allá en sus promesas y compromisos para Málaga. Garantizó que si llega a la presidencia de la Junta procederá a la "descentralización del aparato administrativo de Chaves" y ubicará en Málaga las sedes del Tribunal de Cuentas, Consejo Económico y Social, Tribunal de Defensa de la Competencia y la Consejería de Turismo. "Así empezaré a desmontar el centralismo de Chaves", proclamó.

Arenas aseguró que con él presidiendo la Junta "Andalucía ocupará un lugar trascendental en España. No habrá una comunidad que influya más en el Estado que la andaluza, que con sus ocho millones de habitantes debe estar por encima de los nacionalismos vascos y catalán", dijo.

Entre otras medidas, Arenas indicó que ningún familiar de un miembro del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía podrá ser alto cargo ni recibir adjudicaciones.