Que no tengan rabietas, que se concentren más de 10 minutos en una tarea, que se estén quietos... Estas son algunas de las cosas que les pedimos a nuestros hijos pequeños sin entender que su corteza prefrontal (área del cerebro encargada de esto) aún no está desarrollada y no van a poder dárnoslo.

Pero no solo les pedimos cosas que no pueden darnos en la infancia, también en la adolescencia, época en la que nuestros hijos son tremendamente impulsivos e irracionales porque su cerebro está reseteándose.

El psicólogo Rafa Guerrero nos da algunas claves sobre cómo funciona el cerebro de niños y adolescentes para que podamos entender mejor sus conductas.