Reportaje

Representar al pueblo por un día

El CEIP Luis de Góngora, de Almodóvar del Río, participa en un pleno infantil en el Parlamento de Andalucía. La iniciativa, impulsada por Aldeas Infantiles SOS, sirvió para que más de un centenar de escolares se convirtiesen en pequeños diputados y trabajasen los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Grupo de escolares y docentes del CEIP Luis de Góngora, en el Parlamento de Andalucía con su presidente.

Grupo de escolares y docentes del CEIP Luis de Góngora, en el Parlamento de Andalucía con su presidente. / CÓRDOBA

V. Recuerda

Con el objetivo de fomentar el valor de la solidaridad y reflexionar en torno a los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), Aldeas Infantiles SOS celebró un pleno infantil en el Parlamento de Andalucía. En total, 106 escolares andaluces de Primaria y, entre ellos, los del CEIP Luis de Góngora de Almodóvar del Río.

Cerca de una veintena de alumnos carbulenses se convirtieron en diputados por un día y defendieron sus propuestas. En concreto, el colegio de Almodóvar se comprometió a celebrar un día de la mascota «para ayudar a niños y niñas con dificultades para relacionarse» y a pedir un semáforo al Ayuntamiento «para que los peatones crucen tranquilos y seguros».

Teresa Blancart, maestra impulsora de la iniciativa, explica que habían realizado un amplio trabajo previo: crearon unos partidos colegiales, elaboraron programas electorales, realizaron un debate en el Ayuntamiento de Almodóvar, celebraron unas elecciones y ganó un partido. «Y como tarea final, al Parlamento».

Debatieron sobre el valor de la solidaridad para reducir las desigualdades y sobre la importancia de construir ciudades y comunidades sostenibles y amigables con las personas (ODS 10 y 11).

Intervenciones

Por Córdoba intervino el ‘diputado’ Rubén Lapuente, de 6º de Primaria, que basó su discurso en la bondad de las diferencias: «Espero que las personas vayamos evolucionando para bien, respetando a los demás, aceptando y aprendiendo de las diferencias». «Vino muy bien esta actividad para demostrarles que lo que aprendemos en el cole sirve para la vida real. Y, sobre todo, para que vivan la política, cómo funciona, para qué sirve y se sientan motivados en un futuro a participar de forma activa en la sociedad», apunta Blancart.

Tras los discursos, presentaron 16 compromisos, votaron su propuesta favorita y se han comprometido a cumplir la elegida. La más votada ha sido «transformar lugares abandonados en espacios de convivencia: huertos sociales, áreas de picnic, circuitos de bicis o senderos, disfrutándolos con las familias», seguida de «eliminar de nuestro vocabulario la expresión: como eres niño o niña, tú no puedes hacer esto».

En general, los escolares decidieron «cambiar la mirada, reconocer cuando alguien está mal y buscar la manera de ayudarles, aunque sea simplemente con un abrazo, unas palabras o una sonrisa».