El IES Villarrubia ha sido el único centro de la provincia de Córdoba seleccionado en la primera convocatoria del Ministerio de Educación y Formación Profesional destinada a recibir ayudas para promover agrupaciones de centros educativos de distintas comunidades autónomas para la realización y puesta en práctica de proyectos comunes que favorezcan la educación inclusiva.

Tal y como explica Mavi Benítez, coordinadora de este nuevo proyecto denominado Conectado2, los cuatro centros que conforman la agrupación presentan, como interés compartido, «el fomento de la ayuda entre iguales para la mejora de la convivencia, el desarrollo personal, social y emocional, la educación en valores y el desarrollo de las competencias clave, así como la potenciación de la inclusión y la equidad educativa». La iniciativa a implementar contará con una duración de dos cursos escolares y está dirigida a alumnado de Primaria y Secundaria, centrándose en la convivencia positiva.

Además del cordobés, los otros centros miembros del consorcio son el CEIP Virgen de la Antigua, de La Haba, en Badajoz, y los IES Lorenzo Hervás y Panduro, de Cuenca, y Corona de Aragón, de Zaragoza.

Los centros participantes que se han vinculado en este proyecto desarrollan el modelo de alumnado ayudante en base a las necesidades detectadas en su contexto, es decir, circunstancias, características y organización pero también «a la concreción que los profesionales que trabajamos en él hemos considerado más operativa en cada momento» subraya Benítez. En este sentido, la posibilidad de recibir el apoyo de otros centros, conocer su experiencia en el tema común de interés y favorecer el intercambio de ideas, experiencias y materiales a través del trabajo colaborativo les abrirán, a juicio de la coordinadora cordobesa, «nuevas perspectivas» que son recibidas como agua de mayo porque «en la praxis de la profesión docente nos encontramos solos en numerosas ocasiones y las dosis de creatividad parecen que van llegando a su límite» advierte Benítez. Durante el presente curso escolar han podido conocer, a través de videoconferencias, cómo desarrolla el modelo de alumnado ayudante cada centro de la agrupación además de empezar a intercambiar ideas y materiales didácticos y conocer de cerca ejemplos de buenas prácticas en la materia común que los tres institutos y el colegio abordan. En la ruta de trabajo y de cara a los próximos pasos a dar, también han empezado a concretar cómo desarrollar las actividades dirigidas a la comunidad educativa ( con especial hincapié en el alumnado) durante el curso 22/23, ya que realizarán visitas a cada uno de los centros de la agrupación «y nosotros los recibiremos en el mes de mayo» apunta la coordinadora. La semana pasada profesorado y coordinadores de los cuatro centros se reunieron en Madrid. Según expone Benítez, este encuentro les permitió perfilar las actividades de intercambio para el curso 22/23 a la vez que tuvieron la oportunidad de conocer cómo trabajan la convivencia en el IES Miguel Catalán de Coslada, un instituto con gran reconocimiento en el ámbito de las prácticas restaurativas donde tres alumnas de 3º de ESO fueron las encargadas de darles la formación.