Si este centro educativo de Valdeolleros tuviese que titular un libro de su historia reciente bien podría asemejarse a aquél del gran García Márquez en el que habría que sustituir amor por solidaridad y cólera por pandemia. La ayuda en tiempos de crisis es la seña de identidad del Grupo Cántico, que suma ya numerosas acciones encaminadas a hacer menos duros los estragos que el covid está provocando en la sociedad. «Conocida es nuestra participación, recogiendo alimentos en la campaña de Navidad, nuestra colaboración con los colectivos sociales del barrio de Valdeolleros, nuestra actual colaboración con la Asociación Resurgir, todo a través de proyectos del centro, como el Innicia o Valdeolleros, nuestro Barrio», explica Rafael González Requena, director del instituto.

Durante el presente curso se asiste a la creación de un nuevo documento en los centros educativos conocido como Protocolo Covid, a través del cual se canalizan las actuaciones para combatir el virus en los centros, pero también como medio para generar actuaciones solidarias. Al amparo de éste y uniendo esfuerzos desde toda la comunidad educativa, propusieron a inicios del segundo trimestre la grabación de una serie de testimonios reales de padres y madres del alumnado que hubiesen tenido relación con el virus o que formasen parte de profesiones de riesgo y contacto directo con la pandemia. El resultado fue Testimonios, un pequeño vídeo documental que recoge las vivencias de cuatro de ellos (un policía nacional, una enfermera, un empleado del Hospital Quirón y una maestra). «La finalidad para la que fue ideado ha quedado cumplida: concienciar al alumnado sobre los efectos de la pandemia y la necesidad de concienciarse y combatir cada uno con los medios a su alcance, para impedir su propagación y colaborar en su finalización» apunta González. Pero no se quedó ahí la cosa. Para responder a todos esos colectivos profesionales, los profesores de Lengua española se embarcaron en la labor de recopilar cartas de agradecimiento del alumnado en las que, según el director del centro, «obviamente, colectivos como los sanitarios, los policías o los comerciantes son los que más aparecen en los textos de nuestros alumnos pero también están ahí los militares, los profesores, los repartidores… El resultado, como podemos ver en los testimonios gráficos, no puede ser más satisfactorio. Agradecimiento, gratitud, solidaridad… es decir, el ADN de Grupo Cántico». Por último, para que no quedasen en el olvido dentro de las paredes del centro, las misivas han sido enviadas a los colectivos que representan esas profesiones en tanto que, según el director, «entendemos que la visibilidad del trabajo de nuestra comunidad educativa hacia nuestra sociedad no tiene otra sentencia que implicación, colaboración y solidaridad, uno de los lemas de este instituto».