Hace pocos días que este centro del Campo de la Verdad ponía en marcha dos proyectos vinculados al programa Impulsa. Esta práctica educativa, basada en el aprendizaje-servicio, favorece la implicación y participación de los jóvenes en acciones de voluntariado social. Uno de ellos, EmocionaTic, va dirigido a alumnado de 2º de ESO mientras que el otro, Cuidando mi barrio, me cuido, lo desarrollarán los de 3º y 4º. Ambas acciones están coordinadas por el profesor Antonio Mariscal y la orientadora del centro Mª Carmen Chía, en colaboración con Adsam (Asociación para la Defensa Social de Adolescentes y Menores).

«El proyecto para 2º de ESO tiene como objetivo luchar contra el abandono escolar temprano por lo que trabajaremos mucho la educación emocional orientada a conseguir autoestima positiva y mejores habilidades sociales», apunta el coordinador. quien señala que «se trabajará el uso de las nuevas tecnologías de la información para compensar la brecha digital provocada por la situación sociocultural y económica del barrio».

El proyecto para 3º y 4º de ESO se centra en la limpieza y cuidado del entorno más próximo del alumnado, de ahí su nombre. Explica Mariscal que «se pretende detectar los problemas ambientales del instituto y barrio, utilizando estrategias de descubrimiento y análisis de la realidad para, posteriormente, proponer soluciones». La semana pasada, los chavales del San Álvaro ya realizaron sus primeras salidas. El martesfueron preguntando a los vecinos sobre los servicios del barrio y la accesibilidad a los mismos y el viernes, planos en mano, estuvieron revisando el estado de las calles, si estaban limpias o no, las farolas, si eran suficientes, espacios abandonados... etc.

«Se trata de hacerles partícipes y conscientes de la responsabilidad del civismo para que, en este caso, estas costumbres se transmitan de hijos a padres», destaca el docente. Y a estos proyectos se suma, por primera vez en este instituto, un Erasmus + que bajo el nombre Summer of 2050 , recoge y amplía las actuaciones de IMPULSA, «llevando la concienciación medioambiental al panorama internacional mediante el trabajo conjunto con centros de Suecia y Portugal», explica Ana Vázquez, coordinadora. «Queremos que el alumnado de esta parte del Sector Sur se sume a la corriente de jóvenes europeos que luchan por detener el cambio climático creando en su entorno conciencia social», dice.