Desde este mismo miércoles se da comienzo a la Campaña de la Renta 2021 con la presentación de declaraciones por Internet. Así, la Campaña de la Renta de este año, que se corresponde con los ingresos obtenidos en 2021, se prolongará entre el 1 y el 30 de junio de manera ordinaria, pero previamente, desde el próximo 6 de abril se podrán presentar ya las primeras declaraciones del IRPF y de Patrimonio a través de Internet, un medio que ya utilizan nueve de cada diez contribuyentes.

Asimismo, desde el próximo 5 de mayo y hasta el 30 de junio la declaración del IRPF se podrá presentar también por teléfono, y entre el 1 y el 30 de junio, coincidiendo con el periodo ordinario de la Campaña, los contribuyentes podrán presentar su declaración en las oficinas de la Agencia Tributaria. Con resultado a ingresar y con domiciliación bancaria, el plazo concluye el 27 de junio.

Llegado el momento de ponerse manos a la obra para realizar el borrador, son muchos los que se preguntan si los envíos de dinero a través de Bizum se deben declarar.

La app, que ya lleva unos seis años en funcionamiento, se ha convertido en un servicio de referencia con el que los ciudadanos realizan pequeños pagos en su día a día.

Así, según la cantidad que se envíe, los pagos realizados por Bizum se tendrán que declarar o no. Este es el límite que impone Hacienda, que puede acceder a los movimientos de la aplicación.

Lo primero que hay que saber es que los pagos con la famosa pasarela están sujetos al control fiscal, ya que se trata de un canal financiero como cualquier otro. Al tratarse de un servicio bancario, los movimientos que se realizan en esta aplicación pueden ser notificados por el banco, por lo que, al igual que ocurre en el resto de plataformas, la Agencia Tributaria puede pedir que se declare el envío del dinero. 

Si solo se han realizado envíos y se han recibido de cantidades pequeñas de dinero no hay de qué preocuparse. Pero, ¿qué pasa si se sobrepasa el límite impuesto por Hacienda?

Tal como establece la Agencia Tributaria, el límite de dinero que se puede enviar por Bizum sin tener que incluirlo en la declaración de la Renta, aunque los pagos estén sujetos a control tributario, es de 10.000 euros. Todos los pagos que superen dicha cantidad tendrán que declararse obligatoriamente, recayendo la obligación en la persona que envía el dinero.