Verano

El Gobierno prevé la llegada de 41 millones de turistas entre junio y septiembre, un 13% más

La demanda extranjera mantiene su dinamismo, mientras que la nacional se ralentiza y sugiere un menor crecimiento de esta actividad

El ministro de Industria y Turismo, Jordi Hereu.

El ministro de Industria y Turismo, Jordi Hereu. / Matias Chiofalo - Europa Press

El turismo internacional mantiene el 'efecto champán' en el que lleva instalado desde finales del año pasado con una previsión de llegadas de visitantes internacionales de 41 millones de turistas entre junio y septiembre, un 13% más que hace un año, y 59.000 millones de euros de gasto, un 22% más, según la prospectiva de Turespaña, revelada este jueves por el ministro de Industria y Turismo, Jordi Hereu, durante una visita a la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y de las Tecnologías Turísticas (Segittur).

"Esto es una expresión del éxito del modelo turístico de España, basado en la calidad social y ambiental del país", ha expresado Hereu, quien no ha querido augurar si este crecimiento en verano podría anticipar que España será el país que más turistas reciba en el mundo en 2024, por delante del actual líder, Francia. De mantenerse esa tendencia de crecimiento previsto para verano, que es la misma que ha acompañado a los datos de los primeros cinco meses, el año podría cerrar con la llegada de 96 millones de visitantes y 132.500 millones de gasto.

Otra cosa son las expectativas empresariales, que sugieren un menor dinamismo en el crecimiento de la actividad turística entre julio y septiembre, dentro de una tendencia hacia la "normalización", según el lobi turístico Exceltur, que ha presentado sus previsiones durante la misma jornada. Esta asociación, que agrupa a las grandes empresas del sector, estima un aumento interanual de su facturación del 5,3%, respecto a los meses de julio, agosto y septiembre del año pasado, y frente a un inicio del año con un crecimiento del 7,8% en segundo trimestre y del 12,4% en el primer trimestre.

Este crecimiento de las ventas empresariales se sustenta en la fortaleza de la demanda europea, tras la recuperación de Alemania y Reino Unido, junto al dinamismo del largo radio, con crecimientos por encima de los de 2019 en Estados Unidos o China. Y en menor medida, por el impacto de la demanda nacional, que si crece este verano lo hará por el incremento de los precios. Pero la distribución será desigual, con País Vasco (8,3% más) y los destinos urbanos españoles internacionalizados, liderados por Madrid (que crece un 11,5%), entre los que registran las mejores perspectivas para el verano de 2024; mientras se observa una mayor moderación en las comunidades más turísticas -Catalunya (3,9% más), Baleares (2,4% más) y Canarias (2,2% más)- además de los destinos de interior como Aragón (3,4% más), La Rioja (2,9% más), Castilla y León (2,3% más) y del resto de la España Verde (con Asturias creciendo un 2,4% y Cantabria, un 2,3%).

La demanda patria ha empezado ya a dar muestras de agotamiento durante los meses de primavera, con el número de noches que apenas crece respecto al año pasado (0,4%) y el gasto turístico en tarjetas de Caixabank, que lo hace al 5,9% por los mayores precios -si se descuenta la inflación, el crecimiento se reduce al 0,3%-, muy por debajo del gasto extranjero (19%). "Aunque se ralentiza el crecimiento, no dejamos de seguir creciendo. Los grandes empresarios llevaban meses que se preguntaban si era sostenible crecer a los ritmos a los que lo veníamos haciendo", ha explicado el vicepresidente del lobi, José Luis Zoreda.

Limitar el crecimiento

El sector lleva meses defendiendo que "el crecimiento ilimitado en las mismas épocas del año y bajo los mismos modelos y patrones que hasta ahora es insostenible" y busca la colaboración de las administraciones para regular este crecimiento en determinadas zonas. "El objetivo no es batir el récord de Francia ni que lleguemos a 120 millones de turistas un año, qué disparate (...) Necesitamos otro tipo de políticas que se resuman en un indicador que no existe, que es cómo batir récord de satisfacción ciudadana", ha añadido.

Una de las consecuencias de ese aumento ilimitado de turistas son las recientes expresiones de hartazgo en distintas ciudades, como Barcelona, donde este fin de semana algunos residentes han rociado con pistolas de agua a los turistas. Exceltur ha denunciado que se han empezado a traspasar "líneas rojas" con comportamientos "violentos" que han sido recogidos por rotativos internacionales como 'The New York Times' o 'The Times' y que podrían tener impacto en el sector. Mientras que Hereu ha calificado la repercusión internacional de esta noticia como "injusta" y "exagerada".

Pisos turísticos

En esa línea de regular el turismo, el lobi lleva años reclamando un mayor control sobre la oferta de pisos turísticos. Y se ha mostrado favorable a algunas de las últimas propuestas del Gobierno, como grabar esta actividad con un IVA "mínimo" del 10% para evitar agravios comparativos entre actividades turísticas grabadas; la puesta en marcha de una plataforma para recoger datos sobre vivienda turística -que según el ministro Hereu podría estar activa en marzo del año que viene-, o que las comunidades de vecinos tengan que dar permiso para acoger esta actividad.

Pero desde Exceltur también advierten que están "un poco cansados de tanto anuncio". "Queremos que las medidas que se consideren se apliquen ya", ha advertido el director de Estudios e Investigación de Exceltur, Óscar Perelli. Una de sus principales peticiones es que el Ejecutivo prohíba a las plataformas como Airbnb o Booking publicar pisos sin licencia, algo que el ministro Hereu descarta hacer. "Nosotros tenemos que ofrecer instrumentos para conocer y regular mejor, pero la competencia es territorial. Animamos a regular, pero el cuánto y el cómo lo tienen que desarrollar ellos en función de su ciudadanía", ha asegurado.