Organismo supervisor

Gobierno y PP alargan la negociación para renovar la cúpula del Banco de España

Las dos partes continúan hablando pero el ministro de Economía no comparecerá este jueves en el Congreso para informar de los nombramientos

Archivo - Fachada del Banco de España.

Archivo - Fachada del Banco de España. / EUROPA PRESS - Archivo

La negociación entre el Gobierno y el PP para renovar la cúpula del Banco de España se alarga aún más. El Ejecutivo ha informado este miércoles de que "sigue dialogando" con los populares para tratar de llegar a un acuerdo sobre las personas que ocuparán los cargos de gobernador y subgobernador del organismo supervisor, pero ha apuntado que el ministro de Economía, Carlos Cuerpo, no acudirá este jueves por la tarde a la comisión de economía del Congreso para informar sobre los candidatos elegidos. El Gobierno había solicitado el lunes a la cámara que abriera la posibilidad de convocar dicha comisión para, en caso de pacto, poder cumplir el trámite legal previsto en la ley de autonomía del Banco de España de 1994 para hacer efectivo el nombramiento. 

La elección del gobernador es legalmente potestad del presidente del Gobierno, mientras que el subgobernador es designado por el Ejecutivo a propuesta del gobernador. Sin embargo, existe una tradición no escrita por la que el Ejecutivo elige a un gobernador que sea asumible para el principal partido de la oposición, al tiempo que este actúa de forma recíproca con el subgobernador. La reciente renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tras más de cinco años de bloqueo ha sido la llave imprescindible para que el Ejecutivo se abra a mantener dicha tradición, si bien el pacto sigue sin producirse oficialmente. En caso de que finalmente no se alcance un entendimiento, el Ejecutivo nombraría a los dos máximos cargos de la institución, como sucedió excepcionalmente en 2006, durante el Gobierno de Rodrígez Zapatero.

Como adelantó este diario, el objetivo del ministro de Economía es que el nuevo gobernador o gobernadora se pueda sentar en la reunión del consejo de gobierno del BCE sobre tipos de interés del próximo jueves 18 de julio. Desde que hace un mes venció el mandato del anterior gobernador, Pablo Hernández de Cos, la actual subgobernadora, Margarita Delgado, ha asumido sus funciones de forma interina, por lo que tendría voz pero no voto en la reunión del banco central del euro. Tiene una importancia limitada, porque las decisiones en dicho consejo se adoptan por consenso en la inmensa mayoría de los casos. Pero el Gobierno quiere que el nuevo máximo responsable del Banco de España pueda acudir a la reunión con plenos poderes.

Objetivo complejo

Lograr dicho objetivo no es imposible, pero se ha complicado. El Gobierno tendría que nombrar gobernador como muy tarde el próximo martes 16 de julio, ya que el consejo de gobierno del BCE empieza el miércoles 17 en Fráncfort (Alemania), aunque las decisiones sobre los tipos de interés se anunciarán al día siguiente. En cualquier caso, también habría que buscar tiempo para que Cuerpo compareciera en el Congreso y el nuevo gobernador o gobernadora jurara el cargo en presencia del Rey y del presidente del Gobierno.

Es por ello que, como informó este diario la semana pasada, el Gobierno se ha dejado la puerta abierta a hacer el nombramiento después del consejo del BCE si las negociaciones con los populares lo hacen necesario. El de la persona que ocupará el cargo de subgobernador, aunque se anuncie a la elegida, puede esperar más, ya que el mandato de Delgado no vence hasta el próximo 11 de septiembre.

En la lista de candidatos a gobernador, han figurado Montserrat Martínez Parera (vicepresidenta de la CNMV) y la actual subgobernadora, Margarita Delgado. También otros nombres como los de Fernando Restoy (exsubgobernador y presidente del Instituto de Estabilidad Financiera del Banco de Pagos Internacionales de Basilea) y José Manuel Campa (exsecretario de Estado de Economía y actual presidente de la Autoridad Bancaria Europea). Fuentes gubernamentales apuntan que Paula Conthe (secretaria general del Tesoro) no será la elegida, pese a que las últimas semanas se había especulado con ello.