Sector bancario

La CNMV abre la puerta a esperar a la CNMC antes de aprobar la opa del BBVA sobre el Sabadell

Buenaventura recuerda que su organismo "puede pero no debe" aprobar la oferta sin esperar a competencia, aunque no aclara si lo hará o no

El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, interviene durante la quinta jornada de los Cursos de Verano de 2024 de la UIMP, en el hall del Palacio de la Magdalena, a 21 de junio de 2024, en Santander, Cantabria (España).

El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, interviene durante la quinta jornada de los Cursos de Verano de 2024 de la UIMP, en el hall del Palacio de la Magdalena, a 21 de junio de 2024, en Santander, Cantabria (España). / Juanma Serrano - Europa Press

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, ha abierto este viernes la puerta a que su organismo espere al pronunciamiento de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre la posible integración del BBVA y el Sabadell antes de aprobar la opa hostil del primer banco sobre el segundo. "La ley permite que la CNMV pueda aprobar una opa sin que se hayan pronunciado los organismos de competencia. Que diga que podemos hacerlo no quiero decir que debamos hacerlo", ha apuntado en un curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander. 

Se trata de una cuestión con implicaciones relevantes para la operación. El BBVA la ha condicionado a obtener la autorización de la CNMC, pero la ley de opas le permite desistir si, antes de que acabe el plazo en que los accionistas pueden aceptar la oferta una vez aprobada por la CNMV, las autoridades de competencia no se han pronunciado o condicionan la concentración al cumplimiento de algunos requisitos. Precisamente, la presidenta de la CNMC, Cani Fernández, apuntó el martes que el pronunciamiento de su organismo podría demorarse más de los seis meses que tardó en la unión CaixaBank-Bankia, ya que aquella fue amistosa y el BBVA ha lanzado una opa hostil por el Sabadell.

La posibilidad de que los accionistas del Sabadell tengan que pronunciarse sobre la oferta del BBVA sin saber las condiciones de la CNMC genera dudas sobre el impacto que podría tener en su decisión de aceptar o no la opa. La CNMV, así, tiene que esperar a que el Banco Central Europeo (BCE) apruebe la operación para a su vez darle luz verde, pero no tiene que aguardar a la autorización de la CNMC. De ahí la importancia de que Buenaventura haya abierto la puerta a esperar al organismo de competencia. No implica, en cualquier caso, que lo vaya a hacer seguro: "No he dicho que preveamos hacerlo". Aunque tampoco ha dicho lo contrario.

En su momento, así, tendrá que decidir en función de dos parámetros. Por un lado, la importancia que conceda a que la CNMC se haya pronunciado para que los accionistas tengan la máxima información posible antes de decidir. Por otro, el hecho de que la cotización y la actividad del Sabadell, como la de cualquier empresa que reciba una oferta, se ve condicionada en mayor o menos medida por la oferta de la que es objeto, una situación que no se puede mantener excesivamente en el tiempo. Buenaventura, en cualquier caso, se ha mostrado confiado en que la CNMC se pronuncie antes de que finalice el periodo de aceptación de la oferta: en las últimas 20 opas, ha recordado, así ha sido.  

Villajero

El presidente de la CNMV, asimismo, ha admitido que el hecho de que el juez haya propuesto abrir juicio oral contra el BBVA por el caso Villarejo "puede tener repercusiones" sobre el banco en forma de sanciones o de tipo reputacional y ha recordado que la entidad así lo lleva consignando desde hace tiempo en su información a los inversores. También ha apuntado que sería "útil" que el grupo incluya en el folleto de la opa cómo bajarían las sinergias que justifican la compra del Sabadell si el Gobierno, como ha insinuado, le impide fusionarse después de que eventualmente hubiera tenido éxito la opa, una amenaza que el Ejecutivo ha esgrimido. 

Buenaventura, en esta línea, ha asegurado que no le "preocupa" que la gestión de los momentos clave de la opa por parte de la CNMV pueda coincidir al cierre de año con el final de su mandato, que el Gobierno puede o no ampliar en dos años más. Su organismo, ha defendido, actuará siempre con criterios técnicos. "Lo que le hemos trasladado a los protagonistas (BBVA y Sabadell) es la necesidad de juego limpio y de seguir las instrucciones del árbitro, que es la CNMV. Nuestro objetivo es que haya información suficiente para los accionistas, se respeten las reglas, y que la opa llegue a los accionistas del Sabadell, como dice la norma, lo antes posible y sin demoras innecesarias", ha remachado.  

Sentencia en firme

En el mismo foro, la subgobernadora del Banco de España y gobernadora interina, Margarita Delgado, ha explicado que su organismo y el BCE analizarán la integración de BBVA y Sabadell desde la perspectiva solo de la solvencia del nuevo grupo, como determina la normativa (dado que son dos entidades sólidas, es previsible que la aprueben), así como que el posible impacto del caso Villarejo solo lo estudiarán si hay una sentencia en firme. También ha defendido que los tipos de interés relativamente bajos del crédito en España respecto a la media de la zona euro demuestran que hay un grado de competencia elevada, pese al incremento de la concentración desde 2007.

Asimismo, ha sostenido que "sería bueno desde el punto de vista institucional" que el Gobierno nombre a un nuevo gobernador (el mandato de Pablo Hernández de Cos venció el pasado 11 de junio, pero el Gobierno ha retrasado su sustitución para si va adelante su negociación con el PP para pactar varios cargos institucionales, en particular la renovación del CGPJ). Eso sí, Delgado ha evitado cargar contra el Ejecutivo: "El Gobierno es libre para usar las técnicas negociarias que quiera". Como adelantó este diario, el Gobierno tiene intención de nombrar un nuevo gobernador antes del consejo de gobierno del BCE del próximo 18 de julio, haya o no acuerdo.

Por otra parte, Buenaventura ha vuelto a insistir en la necesidad que tienen España y Europa de atraer a los particulares a la inversión para financiar sus economías y ha vuelto a proponer incentivos fiscales para conseguirlo. También ha criticado que redes como X (antigua Twitter) e Instagram no eviten la promoción de fraudes fiscales, una ya persistente queja del supervisor. Asimismo, ha reiterado en su reclamación de que la CNMV tenga una autonomía para reclutar personal similar a la del Banco de España (ahora necesita una autorización del Gobierno para ampliar plantilla).