A pocos días de las elecciones del 23 de julio (23J) Hacienda ha elevado en un 36,8% los gastos por kilometraje deducibles en el IRPF para empleados, autónomos y funcionarios. Esta medida dirigida a quienes utilizan el vehículo como herramienta de trabajo supone la actualización de unos valores que se fijaron en 2005.

Para empleados por cuenta ajena y autónomos, el importe exento por gastos de locomoción queda fijado a partir de ahora en 0,26 euros por kilómetro recorrido por el uso de automóviles. La cantidad anterior era de 19 céntimos por kilómetro, estabelcidos desde 2005.

Por el uso de motos, la cuantía exenta será de 0,106 euros por kilómetro, frente a los 0,078 euros que se mantenían desde hace 18 años. Eso supone un alza del 35,8%.

La orden ministerial ha sido publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE) de este lunes firmada por la titular de Hacienda, María Jesús Montero. En la exposición de motivos se argumenta que "la evolución económica e inflación desde la última actualización, agravada por la actual situación económica, motivan la necesidad de elevar el importe de la indemnización".

Y añade que "el estallido de la invasión de Ucrania, una de cuyas consecuencias más graves ha sido un aumento muy significativo del coste de la vida, ha tenido especial impacto en el precio de los combustibles, que se incluye entre los elementos que sirven para el cálculo de la indemnización por uso de vehículo particular".

Esso cambios se producen a través de dos órdenes ministeriales. Una prevé las indemnizaciones para los empleados públicos que deben utilizar su propio vehículo para trabajar. Por su parte, la otra recoge las exenciones de las que podrán disfrutar los contribuyentes en el impuesto sobre la renta sobre las personas físicas (IRPF) por los gastos de locomoción que afronten en su desempeño diario utilizando un coche o cualquier otro vehículo.