ECONOMÍA Y EMPRESA EN CÓRDOBA | LA FIRMA

Sabor a España se dispara

El valor de marca impulsa su recuperación tras la pandemia y su crecimiento para los próximos años | Su modelo de gestión en materia de control y resultados está sometido a evaluación y mejora continuas

8 Un empleado ofrece productos de la empresa a un viandante.

8 Un empleado ofrece productos de la empresa a un viandante. / CÓRDOBA

Francisco José Bocero

Francisco José Bocero

De vender turrones en ferias, a erigirse en una de las empresas agroalimentarias más dinámicas de Andalucía con un ambicioso plan estratégico que puede culminar en un par de años con más de 80 establecimientos y 200 empleados. Este podría ser un resumen simple de la trayectoria de Sabor de España, una empresa lucentina de quinta generación, que tiene sus orígenes en la venta ambulante de turrón y que hace siete años comenzó a darle un giro de 180 grados a su historia.   

Un giro que se encontró a mitad de camino con un frenazo en seco debido a la pandemia, y, sin embargo, superó después de «un extraordinario esfuerzo», explica su director general, Francisco Ramírez. 

Profesionalizar la gestión ha sido la clave para la transformación de la empresa

El cómo tiene que ver con la determinación y la confianza en unos productos artesanos que se elaboran a pie de calle, comercializados en establecimientos muy cuidados, desde el emplazamiento, el cuidado de marca, la especialización de las personas y la gestión minuciosa de todos los recursos. Pequeñas fábricas que replican todos los días del año la vieja actividad ambulante y que han renovado, y revalorizado de manera extraordinaria, ese intangible reputacional que impulsa a las empresas a crecer por la propia inercia del mercado. Cuando la oferta provoca mayor demanda gracias a la calidad del producto y servicio y su gestión se profesionaliza de acuerdo a las necesidades y posibilidades que tiene.

Francisco Ramírez, director general de Sabor a España.

Francisco Ramírez, director general de Sabor a España. / CÓRDOBA

Con este manual de empresa, Sabor a España abrió su primera tienda en 2015 y cerrará 2022 con 23. Y eso que por el camino tuvo que cerrar ocho, tras casi dos años de bache, pero el balance vuelve a ser impecable al cierre del ejercicio. Estos 23 establecimientos acabarán bombeando una facturación prevista en torno a los 8,5 millones de euros en un cuerpo de entre 180 a 190 empleados. 

Sabor a España prevé tener 80 establecimientos en 2025, ya que su plan estratégico pasa por duplicar la facturación el año próximo y comenzar a testear la salida al exterior

¿Y donde está la clave de una transformación tan grande como el horizonte al que mira la empresa en los próximos años? Para Francisco Ramírez, en «la gestión, indudablemente, una gestión planificada, medida, evaluada y cuidada hasta el extremo y dirigida por un equipo profesional elegido por su capacidad y experiencia en el sector». 

Con los resultados sobre la mesa, la respuesta es inapelable, lo que conduce a la siguiente pregunta: ¿y hacia donde apunta el plan? «Llegar a 2025 con 80 establecimientos abiertos en España». Por el camino, en 2023, doblar la facturación y alcanzar los 280 empleados. Y a finales de ese año, testear el modelo fuera de nuestro país. Puro espíritu emprendedor de toda la vida, como el turrón.

Suscríbete para seguir leyendo