Comisión Europea

Los líderes europeos reticentes a limitar el precio de la energía se resisten a las medidas propuestas por España

Tras el primer turno de palabra en el debate sobre la cuestión energética se ven grandes diferencias entre la postura de los Estados miembros

Tendidos eléctricos.

Tendidos eléctricos. / EP

EP

Los países de la Unión Europea contrarios a limitar el precio de la energía, como Alemania o Países Bajos, se resisten a aceptar las medidas que reclama otro grupo liderado por España para permitir intervenciones temporales en los mercados mayoristas de la electricidad, una opción a la que también la Comisión Europea ha abierto la puerta al incluirla en su propuesta.

Una vez todos los líderes europeos han tomado la palabra en una primera ronda de debate sobre la cuestión energética, las propuestas de un grupo de países liderados por España para intervenir el mercado y fijar un límite al precio de la energía siguen encontrando la oposición de varios países europeos.

El punto de partida de los Estados miembros es muy diferente, reconocen fuentes europeas, que apuntan a la dificultad de unificar un criterio pese a que el objetivo de los líderes de la UE es el mismo, mitigar el alza de los precios de la energía.

Los líderes de los Veintisiete debaten una respuesta que sea aplicable en el conjunto de los Estados miembros, no tanto soluciones a nivel nacional, según han informado fuentes europeas.

Otras fuentes apuntan que las medidas se deben adoptar a nivel nacional y sostienen que existen ya instrumentos suficientes en el sistema común actual que dan margen para que los Estados miembros pongan coto a los denominados como 'beneficios caídos del cielo' o promuevan ayudas fiscales para los ciudadanos más vulnerables.

En el debate de los Veintisiete, la propuesta de la Comisión Europea de realizar compras conjuntas de gas y de gestionar conjuntamente el almacenamiento de gas ha obtenido un mayor consenso.

"Es un consejo energético protagonizado por líderes", indican fuentes diplomáticas, que son escépticas con que se acuerden medidas tan técnicas como separar el precio del gas del de la luz o fijar un límite al precio de la energía. Los Estados miembro reticentes aducen que intervenir los precios alteraría la competencia en Europa y supondría una ventaja para empresas y fabricantes españoles.

Respecto a la propuesta de desvincular el precio del gas en el mercado eléctrico, fuentes comunitarias refieren que esta cuestión requiere e de la consulta de expertos y para el cual no será fácil alcanzar un consenso, aunque los Veintisiete entienden que no hay una solución única para todos los Estados miembros.

Además, cuando suman ya cuatro horas de debate que proseguirán esta tarde tras una pausa, los líderes han abordado el aumento de la dependencia del suministro estadounidense tras el incremento de las importaciones de gas natural licuado que supone el anuncio realizado esta mañana por la UE y EEUU.

Los líderes también han dialogado sobre la exigencia de Rusia del pago del gas en rublos y sobre la fiabilidad de tal requisito por parte de un socio como el Kremlin si bien esperan que la Comisión Europea establezca unas guías sobre este tema.

Por su lado España mantiene que sí es posible una solución específica para la península ibérica, por su condición de "isla energética", por lo que esta intervención no afectaría al equilibrio del mercado europeo, han asegurado otras fuentes.

El Gobierno de Pedro Sánchez defendió este jueves que la UE debe tener en cuenta la "particularidad" de la península Ibérica en materia energética y aceptar que España y Portugal puedan adoptar medidas inmediatas para limitar el precio de la electricidad.

Sánchez subrayó que la península es "una isla energética" y tiene una interconexión "mínima con el mercado energético europeo por debajo del 3%" e incidió en que estas "particularidades específicas y concretas" hacen que el alza del precio del gas les perjudique más.